Lleva dos semanas funcionando y el Ferrari sobre raíles puede considerarse todo un éxito. Por las vías que conectan Roma con Milán se mueve una bala roja, un convoy pintado en el color rojo que distingue a los bólidos de la famosa marca italiana. Se llama Italo y aunque tiene mucho que ver con Ferrari, en lugar del célebre el logotipo de una estilizada liebre.

Es el tren más moderno que opera en Europa y con el que se estrena la “muy alta velocidad”. Es capaz de trasladarse a 360 km/h, más que un Formula 1, cuando hasta ese umbral comercial era hasta su llegada de 320 km/h.

Trazado bajo la batuta del afamado diseñador de automóviles Giorgetto Giugiaro, el interior del tren acogerá a sus privilegiados viajeros en tres clases: Club, Prima y Smart. La clase Club está equipada con 19 asientos en piel y dotados con su propia pantalla de televisión. Los billetes van desde 45 hasta los 130 euros.

Interior del tren Italo "Ferrari"

Como buen “Ferrari”, no se acaban ahí sus detalles exclusivos. Basta entrar a cualquiera de sus vagones para percibir el aroma de la piel Poltrona Frau, la más exclusiva del mundo a la hora de tapizar los interiores, habitual en los automóviles de lujo y que aquí está presente en todos los asientos (con conexiñon wifi incluso en túneles, televisión en directo y catering gourmet de porductos italianos.

También se han habilitado vagones especiales. Por ejemplo, uno de relax en el que no se admiten niños y están prohibidos los móviles, o el llamado coche-cine, que cuenta con 39 plazas para disfrutar de películas de estreno con sonido de alta definición.

El Italo es un tren exquisito y único hasta en los detalles más prosaicos, porque si va pintado en rojo Ferrari no es casualidad: al frente del proyecto se encuentra NTV, primer operador privado de alta velocidad en el Viejo Continente que está presidido por Luca Cordero de Montezemolo, también presidente de Ferrari.

La apuesta de Montezemolo no es pequeña y en esta se vuelcan avances técnicos y aerodinámicos probados en el record mundial de velocidad ferroviaria (574,8 km/h), además de una inversión de 1.000 millones de euros. Y es que si Ferrari había visto motos y barcas a lo largo de su historia… ¿Por qué no un tren?

El tren comenzó con un recorrido Nápoles-Roma-Milan, con paradas en Florencia y Bolonia. NTV entra en la batalla de la alta velocidad italiana con la compañía pública de ferrocarriles Ferrovia dello Stato-Trenitalia y el 26 de agosto el tramo Roma-Milán, que unirá las dos principales ciudades italianas sin paradas intermedias.

En los meses siguientes entrarán en funcionamientos los tramos que llevarán desde Milán a Turín, desde Nápoles a Salerno y desde Bolonia a Venecia. ‘Italo’se presenta en sociedad como la manera más cómoda y rápida de viajar en tren entre las principales ciudades italianas.

El AGV ha sido diseñado para el mercado mundial de muy alta velocidad, que se encuentra en pleno período de expansión. Es el primer tren de muy alta velocidad (VHST) concebido como un tren que puede operar en distintos países y combina la filosofía del sólido diseño del TGV y treinta años de experiencia tecnológica en sistemas ferroviarios de muy alta velocidad, con innovaciones revolucionarias.

En la actualidad, más de 560 trenes Alstom de muy alta velocidad operan a velocidades superiores a los 300 km/h (más de un 60% en todo el mundo). En total, ya han transportado a más de 1.700 millones de pasajeros.

Fuente: Alstom
Galería de fotos:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta