Se la llama bicicleta porque vas sentado pero lo cierto es que bien podría considerarse un patinete con asiento. Sin pedales, la estructura de la autoproclamada como una de las bicis más pequeñas y ligeras del mundo está compuesta por dos pequeñas ruedas, una batería, un manillar y un sillín cilíndrico.

El precio de salida ronda las 1.115 libras aunque aún se desconoce con certeza dado que están buscando financiación para producirlo. La bici eléctrica está diseñada para poder entrar en una mochila. En el vídeo promocional se puede escuchar a los creadores sobre años de investigación en el desarrollo de una estructura tan pequeña y capaz de soportar el peso de una persona adulta de hasta 100 kilos.

Con un peso de 7 kilos y una autonomía de 15 kilómetros, alcanza los 20 km/h y cuenta con una conexión inalámbrica con la que se puede bloquear y desbloquear la bicicleta con el móvil. Mientras se circula sorteando peatones con la eBike se puede cargar el teléfono al mismo tiempo que se echa un vistazo a la ruta.

Las baterías son provistas por la empresa Samsung, esperemos que con mejor calidad que los últimos modelos de móviles, y cuentan con 38 V de potencia. Su carga completa se realiza en 2 horas y media tras las cuales estaría “lista para el combate diario”. Lucha porque, según se observa en el vídeo, el vehículo no está adaptado para circular en carretera por lo que habría que pelearse a duras y maduras en pleno horario matinal para sortear viandantes y llegar a tiempo al trabajo. Aunque todavía quedan cosas por solventar, lo cierto es que la idea resolvería a muchos el dilema del transporte al trabajo.

Vía: Design Boom

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta