No todo van a ser malas noticias. Aunque el país está de justificada capa caída y la moral distraída con la crisis económica, siguen pasando cosas positivas que merecen la pena ser contadas.

Según un informe hecho público esta semana por el Delegado de Gobierno en Andalucía, Luis García Garrido, la cifra de víctimas mortales en accidentes de tráfico en 2010 fueron de 290 personas y aunque la cifra continua siendo altamente preocupante, esto ha supuesto un descenso del 56,4% con respecto a 2001, donde 665 personas perdieron la vida en las carreteras.

Con estos datos se cumple el objetivo marcado por la Unión Europea a principios de la década, cuando se fijaron una reducción del volumen de accidentes de al menos el 50%.El dato es todavía más satisfactorio si tenemos en cuenta que el número de vehículos en España ha pasado de 3,8 millones en 2001 a 5,2 millones en 2010, un 39% más, lo que implica también un mayor riesgo.

En cuanto a lo que a Andalucía se refiere, los siniestros mortales se redujeron en un 12% con respecto al año pasado, mientras que los accidentes bajaron en un 14%, de los 299 en 2009 a los 258 en 2010. Sin embargo, la comunidad autónoma andaluza se sitúa por encima de la media española, donde los acccidentes mortales se redujeron en un 8,7%.

La falta de prevención de los conductores continua siendo uno de los principales factores de riesgo y es que el 31,6% de los fallecidos no llevaba puesto el cinturón de seguridad, mientras que en cuanto a los motoristas y aunque los programas de concienzación social han dado sus frutos, un 3,5% no usaba casco.

Según el Delegado de la Junta de Andalucía, la mitad de los fallecidos se hubieran salvado de llevar puestos el cinturón de seguridad y es que las medidas de seguridad pasivas son la mejor forma de evitar lesiones que pueden acarrear la muerte.

Vía: El País

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta