Cuando vemos alguna persecución a gran velocidad en una película siempre surge la duda, ¿desde dónde habrá sido grabada? Para este propósito se suelen instalar cámaras de rodaje sobre algunos coches para poder mantener la velocidad adecuada. Ahora hemos podido ver un espectacular Lamborghini Huracán que podría convertirse en el ‘camera-car’ más rápido de mundo al ser capaz de alcanzar los 325 km/h.

Es cierto que hace unos meses el Bugatti Chiron hizo de coche-cámara de otro Chiron mientras hacía un 0-400-0 km/h en 42 segundos, pero el italiano ha sido concebido únicamente para desempeñar este trabajo. La empresa Incline Dynamics Outlet (IDO) es especialista en rodajes desde las alturas, principalmente desde helicópteros, pero ahora quieren volar bajo con el deportivo de Sant’Agata especialmente adaptado.


Porque no es fácil montar ese tipo de cámara en un deportivo de motor central. Sobre el capó delantero se creó un soporte para montar una plataforma estabilizadora y un brazo mecánico que sujeta una cámara Red Epic 8K. El conjunto para grabar a tan alta resolución sobre el coche tiene un precio que supera los 500.000 euros. En esa tarifa no está incluido el propio Lamborghini Huracán, que supera los 200.000 euros.

Un equipo muy caro y exclusivo para conseguir las mejores tomas a gran velocidad. Suponemos que con la instalación del equipo de grabación, la aerodinámica y el peso se verán perjudicadas y la velocidad máxima será algo inferior. Aún así suponemos que podría superar los 300 km/h sin muchos problemas gracias al espectacular motor V10 atmosférico de 5.2 litros que desarrolla 610 CV. Y eso que no es el nuevo tope de gama, el Huracán Performante.

Fuente: The Drive

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta