¿Te imaginas que las vallas publicitarias en la carretera cambiasen automáticamente en función de los tipos de coches que circulan? En Rusia ya existen.

Aleksey Utkin, cofundador de la start-up Synaps Labs, describe el concepto de este tipo de vallas inteligentes como “una cookie del mundo real”.

A través de un sistema de cámaras vinculadas a un sistema informático, las vallas son capaces de reconocer el modelo y la marca del vehículo que se le aproxima.

Pongamos un ejemplo, si por la vía circulan Volvo, BMW y Audi, las vallas detectan inmediatamente que están ante un segmento de clase alta a los que quizás les pueda interesar el último modelo de Jaguar. No sólo eso, supón que además es un día lluvioso, el anuncio automáticamente mostraría el coche en este tipo de condiciones. Algo parecido hacía Porsche en Australia.

valla publicitaria inteligente
La publicidad cambia automáticamente cuando detecta un posible cliente del anunciante

La propia compañía ha dejado claro que nunca tratarían con información individual, por lo que la publicidad no se ajustaría a cada conductor como individuo, sino como propietario del coche. Además, por razones de seguridad, la información de las matrículas pasará por un proceso de encriptación que evitará su uso.

De esta manera conducir por la carretera será parecido a navegar por internet, la personalización de la publicidad provocaría en este caso que vieses el mismo anuncio varias veces.

Si bien Synaps Labs está de momento orientada a la planificación publicitaria, no descartan explotar dicho método para la colaboración con instituciones. Esto supondría poder anticipar el tráfico según variables como la demografía, para así ajustar la circulación. Este tipo de metodología, ya obtuvo el visto bueno de la Universidad de Stanford.

A partir de Google Street View, podían deducir la raza predominante en una ciudad o la probabilidad de que fuesen de izquierdas o derechas simplemente por los coches visibles.

La empresa ya ha planeado en disponer filas de vallas digitales con el fin de mostrar una publicidad en movimiento, de modo que mientras se conduzca, los anuncios cobren un sentido más dinámico.

Ante lo similar que resulta este tipo de publicidad a la mostrada en internet, cabe pensar si en el futuro surgirán Ad Blockers que no nos molesten mientras navegamos, perdón…conducimos.

Vía: MIT Technology Review

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta