Durante la presentación de resultados del programa Noc-Turnos, que promueva la Federación Española de Bebidas Espirituosas, la Directora General de Tráfico, María Seguí ha revelado que la institución se está planteando rebajar a cero la tasa de alcoholemia permitida al volante. Y es que, la DGT asegura que el alcohol hace estragos en la conducción desde el primer sorbo, por lo que su prohibición absoluta aumentaría significativamente la seguridad en las carreteras.

Se trata solo de un planteamiento inicial, y es que la iniciativa no está en la agenda oficial de la DGT y solo será factible cuando la tecnología así lo permita. El código de circulación tolera una tasa de alcohol que no sea superior a 0,5 gramos por litro de sangre o a 0,25 miligramos por litro de aire espirado, un nivel que para los conductores con menos de dos años de carné y para los profesionales se reduce a 0,3 gramos y 0,15 miligramos respectivamente.

A tenor de los datos presentados por el programa Noc-Turnos, en 2011, el 38% de los jóvenes reconocen que alguna vez han conducido después de ingerir alcohol, una cifra preocupante pero en constante descenso, que se ha reducido a la mitad en la última década. Seguí ha recordado que los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte entre la población menor de 30 años. Casi la mitad se producen en fin de semana y por la noche, muchos de ellos provocados por la consumo de alcohol.

No todos son partidarios de la “ley seca” al volante. Felip Puig, consejero de Interior de la Generalitat de Cataluña, ha advertido que rebajar la tasa de alcohol al 0,0 puede anular la responsabilidad ciudadana y afectar a algunas industrias como la del vino. “Una sociedad en la que todo esté prohibido va en la línea de anular la propia responsabilidad ciudadana. Es posible que acabemos no solo con una parte de nuestras libertades y responsabilidades sino también afectemos a una parte de nuestra estructura productiva y económica” ha declarado el Consejero.

Vía: El País

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta