Si ayer os hablábamos de cómo se veían los coches en algunos de los mejores cómics franco-belgas, hoy vamos a centrarnos en algunos de los coches que aparecen en cómics españoles. Seguro que lo estás imaginando, y aciertas: SEAT se lleva la palma en número de apariciones e Ibáñez es un genio que no se ha olvidado de los vehículos de cuatro ruedas. También hay un recuerdo especial para Manuel Vázquez, a quien el Salón del Cómic de Barcelona 2010 ha dedicado una restrospectiva. Si conoces alguna otra aparición de coches en los cómics, no dudes en comentarlo abajo. Prometemos hacer otro post con todas ellas!

Mortadelo y Filemón

Nunca pasarán de moda, y eso que llegaron a saltar del cómic a la gran pantalla y hasta al mundo de los musicales. Mortadelo y Filemón, son dos famosos agentes secretos de la T.I.A. que Francisco Ibáñez dibujó a menudo junto a coches que marcaron época en España, como el mítico Seat 600, el Seat 124 y el Peugeot 204.

Aunque ellos no tenían coche propio, que sepamos, su jefe, “el Súper”, tan pronto conducía un Fiat 124 SportCoupé, como un Dodge Dart. Otros modelos como el Mercedes 250 -el coche fúnebre- el Volkswagen Escarabajo del 72 y el Saab 96 aparecían también en sus aventuras. Muchos de los autobuses y camiones que aparecían en las numerosas viñetas de Ibáñez también nos recuerdan a los míticos Barreiros. Hay algunos álbumes donde los coches tienen una relevancia especial. Son estos:

“Siglo XXI”

En esta aventura, el profesor Bacterio ha inventado un aparato capaz de enviar a las personas al siglo XXI y regresar. La TIA quiere enviar a algún agente a recorrer el siglo XXI para que cuando regrese cuente lo que ha visto. El Superintendente decide que Mortadelo y Filemón serán los encargados de probar el invento. Por equivocación Bacterio y Ofelia se van con ellos. Pero el invento sale mal y en vez de ir al siglo XXI van a principios del Siglo XX. Mortadelo, Filemón, Ofelia y Bacterio recorrerán todo el siglo XX donde vivirán aventuras y situaciones cómicas… Salen en un concurso internacional un DS 19, un Mercedes Ponton, un Rolls Royce Phantom y un Biscuter, que llevan nuestros amigos, claro…

“El cocherito leré”

La “P.E.P.A.” (Produktion European Propotype Automobile) ofrece cien millones de dólares a quien consiga fabricar un modelo de automóvil seguro, veloz y no contaminante. Mortadelo y Filemón serán los encargados de probar los coches tuneados por el Profesor Bacterio… Un Citröen 2cV. Por cierto, esta fue la última historieta larga de Mortadelo y Filemón antes de la marcha de Ibáñez a Grijalbo.

“Ladrones de coches”

Cada día hay más robos de coches en la ciudad y la situación es alarmante. Mortadelo y Filemón deberán acabar con esta oleada de robos. Como siempre, salen indemnes de mil y una situaciones hilarantes.

Segis y Olivio

Esta singular pareja de traperos fue creada por Jaume Rovira en 1971. Se publicaron en Mortadelo, Súper Mortadelo y Súper Pulgarcito. Estos dos tipos se veían envueltos en muy variadas aventuras que poco tenían que ver con su oficio de trapero. Segis era el jefe autoritario y enterado, Olivio el joven distraido y poco amante del trabajo. Amigos al final por el roce. Es fácil recordarles recorriendo los caminos a bordo de un Citroën 2CV versión comercial.

Pepe Gotera y Otilio

Pepe Gotera es el jefe, el que mira y manda sin mancharse las manos, con un bombín rojo y bigote a lo Groucho Marx, yOtilio es el currante, aunque piensa más en la hora del bocata que en ponerse a trabajar. Es gordo, con gorra y mono azul. Al comienzo de todas las historietas se le ve comiendo platos absurdos por lo excesivos que son (un bocadillo de elefante, de ballena, de toro..). Por su ineptitud (siempre acaban provocando derrumbamientos, inundaciones, explosiones… en los lugares que visitan) la mayor parte de las historietas acaban con una carrera en la última viñeta, siempre con Otilio delante (cual Mortadelo y Filemón). Estos chapuzas se dedicaban a arreglar de todo, desde lavadoras, casas… a coches, por supuesto, como el Seat 124 que ves en la imagen.

Rompetechos

Es el personaje preferido de Ibáñez, pues él mismo también es un poco cegatillo… y calvo. Creado en 1964, en la revista Tio Vivo de la Editorial Bruguera, Rompetechos es un hombrecillo bajito, siempre ataviado con su traje oscuro, con tres pelos que le cubren la calva, un discreto bigote y… más cegato que un topo. Se mete en los líos más gordos que te puedas imaginar porque el hombre no ve ni torta. A pesar de todo, es un personaje entrañable e ingenuo que ha tenido su propia emisión de sellos en España. Tal vez por ser el personaje preferido del autor, Rompetechos hace aparición en casi todas las series populares de Ibáñez… ¡Hasta conduciendo su propio descapotable “con carrocería especial”!

Súper López

Otro autor que suele insertar coches en sus comics es Jan (Juan López Fernández), cuyo famoso personaje Súper López ha conducido un gran surtido de vehículos. En el primer álbum de los ochenta, “La Pesadilla Atómica”, el superhéroe tenía un modesto Citroën 2CV, quizás prestado porque en aventuras posteriores no tiene coche. Pero en su aventura número 7  se compra un Teat Tanta (Seat Panda) para su fantástica lucha contra los cabecicubos. Ya bien en los años noventa, López se pone al volante de otro icono de nuestras carreteras, el Renault Supercinco, (Benault 5 en el lenguaje de Jan) que acabaría sus días con un triste final fulminado por un rayo en “Petisoperias”. En su aventura número 19, conduce un coche de cuatro puertas, un Benault 19, probablemente alquilado para las vacaciones ya que es más espacioso y cómodo para tres personas.

El botones Sacarino

El personaje del botones Sacarino nació en 1963, obra de Ibáñez, por supuesto, en la revista DDT de Bruguera, y en 1975 ya tenía dos revistas con su nombre: Sacarino y Súper Sacarino. Sacarino era el botones del diario ”El aullido vesperino”. Su trabajo se limita a hacer chapucillas, a arreglar esto o aquello. Aunque el “dire está siempre tras él, lo poco que hace, lo hace mal, y el ”presi” se come todas sus chapuza-travesuras. A pesar de que no tiene coche (que sepamos) ha llegado a meter la pata bastante alguna vez con ellos, como cuando encargó un sinfín de Minis

Anacleto, agente secreto

Hemos dejado para el final a este personaje creado por Manuel Vázquez, a quien el Salón del Cómic de Barcelona 2010 dedica una retrospectiva llamada “By Vázquez”. Además, te podemos adelantar que a finales de 2010 se estrenará una película sobre su vida, protagonizada por Santiago Segura.

Anacleto, agente secreto, parodiaba las novelas y películas de espías. Hay quien dice que el modelo de Anacleto sería James Bond, pero el propio Vázquez, sin embargo, aseguró en una ocasión que se había basado en Maxwell Smart, el protagonista de la serie televisiva Superagente 86.

En Anacleto aparecen todo el rato los gags relacionados con el género: mensajes secretos, microfilms, agentes dobles… Aunque su jefe envía a Anacleto a las misiones más difíciles, de las que sale casi siempre mal parado, este procura engañar al jefe siempre que puede. A veces el malo de la historieta es el propio autor, bajo el nombre de malvado Vázquez. No sabemos si Anacleto tiene coche (posiblemente no, pues siempre andaba corto de dinero y pedía a su jefe anticipos una y otra vez), pero sí le hemos visto pillar algún taxi que otro… camino del Vázquez Club, claro.

Fotos de los comics en los coches españoles:

7 COMENTARIOS

  1. Qué tiempos! Lo que me gustaban a mi los Super Humor, siempre caía uno por mi cumpleaños de pequeño… Un genio Ibáñez 🙂

Deja una respuesta