Alemania será sede de una de las infraestructuras más importantes en lo que a movilidad eléctrica se refiere. El país teutón abrirá en 2018 la electrolinera más grande del mundo, una instalación capaz de suministrar electricidad a 144 coches a la vez. Esta estación de servicio podrá acoger un tráfico de 4.000 coches eléctricos al día. Este proyecto significa una de las iniciativas de recarga de coches eléctricos más relevantes de los últimos tiempos y será iniciado en un país donde la mayoría de fabricantes de automóviles han apostado fuertemente por esta clase de movilidad.

Esta electrolinera de grandes dimensiones pertenece a una empresa llamada Sortimo, la cuál invertirá unos 15 millones de euros en su construcción, aunque el 40% de dicha cantidad provendrá de una subvención del gobierno bávaro. La instalación se encontrará en la principal vía de comunicación entre Munich y Stuttgart: la Autobahn A8 a la altura de la ciudad de Augsburgo.

Al parecer, la electrolinera contará con diferentes sistemas de recarga que se adaptarán a los diferentes estándares de los actuales coches eléctricos. Por un lado, ofrecerá 24 unidades de un revolucionario cargador de alta velocidad – 350 kW de potencia – que todavía no se adapta a ningún vehículo actual, pero que cuando lo haga permitirá restaurar por completo una batería en solo 10 minutos. Los otros 120 cargadores ofrecerán una potencia de 50 kW, la cual sigue correspondiendo a un sistema de carga rápida, aunque no sabemos el tiempo exacto de recarga que ofrecerán.

Uno de los aspectos más relevantes de esta instalación es su alta eficiencia y sostenibilidad. La electrolinera obtendrá su energía de suministro a través de fuentes renovables: solares y eólicas. El calor generado por los puntos de recarga será incluso utilizado por la calefacción de la propia instalación.

Fuente – Forocoches eléctricos

Vía – Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta