Prácticamente todos los materiales de los que disponemos pueden tener una segunda e incluso una tercera vida útil, si respetamos y colaboramos con los procedimientos de reciclaje. Un grupo de investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), en colaboración con el conglomerado empresarial alicantino Soledad, ha desarrollado a partir de residuos de neumáticos de automóviles y camiones, un nuevo material aislante para viviendas que absorbe el ruido y las vibraciones.

El proceso para la obtención del material comienza en la recogida del neumático para después ser triturado y posteriormente extraer las partículas de caucho de distinto tamaño y forma, además las diferentes fibras. Una vez separados todos los componentes, se procede a la elaboración por capas del material.

La primera capa es de elastómero, que es la que le da consistencia, y sobre ella se dispone la fibra y se vuelve a compactar, explican los investigadores en una nota. Así se obtiene un producto en el que el elastómero absorbe las vibraciones y la parte fibrosa los ruidos. Los investigadores del nuevo compuesto señalan que el producto podría competir como absorbente acústico con los productos del mercado, como la fibra de vidrio y el poliexpan.

El novedoso producto está especialmente dirigido al sector de la construcción, como material para el aislamiento acústico y vibracional de paredes, suelos y techos, y está compuesto por partículas de caucho, fibras metálicas y fibras textiles. Algunos de estos componentes, en concreto las partículas de caucho, se utilizan ya, por ejemplo, en campos de fútbol de césped artificial, parques infantiles e, incluso, en mezclas de asfalto para reducir la sonoridad del tráfico.

El equipo de investigadores trabaja ahora en la obtención de diferentes configuraciones multicapa y en la optimización de las propiedades del producto.

Vía: Yahoo!

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta