Tras desvelar el preocupante aumento de mortalidad entre los más pequeños, el fiscal de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, planteó medidas que podrían llegar a la suspensión o retirada de la tutela a los padres en caso de que reciban al menos tres sanciones al volante por incumplir el sistema de protección adecuado (no llevar la silla correspondiente a la edad del niño).

Cuando el número de víctimas de tráfico ha descendido considerablemente en los últimos años, los niños fallecidos en accidentes ha pasado de los 60 en 2009, a los 79 en 2010, según cifras de la Dirección General de Tráfico (DGT). “La legislación en seguridad vial es muy permisiva”, aseguró Vargas. Lo dijo amparado en los datos de un estudio realizado entre 2008 y 2010 cuya conclusión arroja que el 46% de los menores de 14 años fallecidos en un accidente de tráfico no llevaban ningún tipo de protección. Y del porcentaje que sí cumplía con las normas solo el 18% lo usaba de forma correcta.

Para concienciar a los padres de la necesidad de cumplir con la legislción, la fiscalía prepara varias iniciativas en el ámbito judicial y penal. Y todas ellas en la misma dirección: tolerancia cero. Cuando un conductor acumule tres sanciones por no llevar los elementos de protección exigidos, la Fiscalía de Seguridad Vial remitirá la información a la Fiscalía de Menores, encargada de evaluar la necesidad de tomar medidas de protección del menor, que podría conllevar la apertura de diligencias.

En casos en los que entre los fallecidos en un accidente haya un menor de 14 años se investigará en profundidad el motivo específico del deceso. La idea es averiguar si dicha muerte pudo haberse evitado de haber cumplido con los elementos de protección. En caso de ser así, los conductores podrán ser imputados por un delito de homicidio imprudente, castigado con una pena de entre uno y cuatro años de prisión. Además de perder el carné de conducir durante seis años. “No se trata de criminalizar a los padres, pero sí de insistir en que son los primeros que están obligados a conocer los sistemas de seguridad infantil”, indicóVargas.

Según el estudio, hasta un 51% de los niños fallecidos, la mayoría de uno y dos años, podrían haber salvado su vida si hubieran llevado los elementos de protección. La investigación muestra datos estremecedores. Por ejemplo, un 15% de los menores de dos años fallecidos en un accidente murieron aplastados contra el cuerpo de su madre. Esto demuestra que los niños no iban sujetos en su silla sino sentados sobre ella.

Las medidas también pueden afectar a otros medios de transportes. El fiscal considera que los autobuses urbanos y los taxis también deberían llevar los elementos de protección si van a ser usados por menores. En caso contrario aboga por “prohibir su circulación”. También recordó la obligatoriedad del uso del casco al montar en bici tras comprobar que el cien por cien de los menores fallecidos en ese vehículo no lo llevaban.

3 COMENTARIOS

  1. ¿Pero no se dan cuenta de que lo que menos les importa son los niños?. ¿Que lo que pretenden es apartar a los hijos de los padres?. Imagínense que los padres de cuatro hijos tienen la desgracia de ser acusados de homicidio imprudente porque uno de ellos falleció en accidente. Consecuencia todos los hijos a casas de acogida, desestructuración familiar, trauma psicológico de por vida por separación en el resto de los hijos, además del trauma de la perdida de un hermano. Vamos que más gilipollas no puede ser este mega fiscal y el gobierno de idiotas que le respalda.

  2. Hola,
    Me alegro mucho de todas las medidas q se puedan tomar en favor de la seguridad de los niños en el automovil. Pero me gustaria decirle al Fiscal q no olvide los trasportes publicos. Menciono un caso que vivo todas las semanas al venir del aeropuerto de la T4 a Madrid en un autobus de color amarillo “publico” con mis tres hijos pequeños. No solo vienen sin cinturon , de pie y agarrados a su padre sino que circulamos por una autopista interurbarna, Y ahora que?. Hay alguien que me lo pueda explicar???.

Deja una respuesta