A medida que nos aproximamos a la celebración del Salón del Automóvil de Paris 2012 (entre el 29 de septiembre y el 14 de octubre), las marcas van adelantando parte de las características de los modelos que presentarán en el evento parisino. Tal es el caso del vehículo que nos ocupa en este artículo: el renovado Range Rover, en su versión 2013.

La información no es todo lo exhaustiva que desearíamos, ya que parece quieren dar a conocer los datos “con cuentagotas” y de esta forma generar mayor expectación ante su presentación mundial en la capital francesa.

Se observa a la legua que estamos ante un Range Rover...
Se observa a la legua que estamos ante un Range Rover…

Lo que sabemos por el momento de esta 4ª generación, es que sus diseñadores han decidido ir un paso más allá y abandonar definitivamente el chasis de largueros para utilizar una más avanzada y ligera estructura, tipo monocasco, construida íntegramente en aluminio. Nos encontramos entonces ante el primer SUV que emplea, a nivel mundial, esta configuración. ¿Qué opinarán los más puristas y acérrimos defensores de la tecnología ahora abandonada? ¿Será tan eficiente en conducción 4×4 extrema?.

Según los propios ingenieros de la marca británica, este avance no disminuirá ni un ápice sus excelentes características todoterreno y, en cambio, contribuye a aligerar 420 kg (un 39% más ligero), un modelo que por sus características  y equipamiento es notablemente pesado.

Además, aporta indudables ventajas en cuanto a sus características dinámicas (rendimiento y agilidad), a la vez que contribuye a reducir el gasto de combustible y las tan controvertidas emisiones de CO2 (por las que este tipo de vehículos son tan vilipendiados).

En cuanto a la “envoltura” (su aspecto exterior) vemos una clara evolución, sin por ello abandonar las formas que identifican a un Range Rover como tal a muchos metros de distancia. Se incorporan algunos trazos que lo asemejan a su “hermano pequeño”, el Range Rover Evoque, que pudimos probar a fondo recientemente para vosotros (parte 1 y parte 2), pero sin renunciar al empaque y prestancia de un modelo que es ya un auténtico mito del automovilismo, después de más de cuarenta años en producción.

Una evolución del sistema Terrain Response se encargará de que no se detenga ante ningun obstáculo
Una evolución del sistema Terrain Response se encargará de que no se detenga ante ningun obstáculo

Al mismo tiempo se ha centrado el esfuerzo en el desarrollo de un nuevo sistema de suspensiones de regulación neumática, cuyos componentes también están realizados en aluminio. Su objetivo es que sus ocupantes disfruten del confort inherente a un SUV de lujo sin perder sus cualidades dinámicas, tan apreciadas.

Otra de las novedades que incorpora es la última evolución del alabado Terrain Response de la marca (ahora denominado Land Rover Terrain Response 2 Auto) que, como muchos ya conocéis, analiza en fracciones de segundo las condiciones del terreno y ajusta automáticamente los parámetros necesarios del vehículo para que éste no detenga nunca su avance.

El proceso no ha sido nada fácil, ya que para ofrecer la fiabilidad a la que están acostumbrados los propietarios de modelos de la firma británica, se han sometido a los prototipos a las más duras condiciones climatológicas y los más diversos terrenos, durante varios millones de kilómetros, los 18 meses que ha durado la puesta a punto, hasta obtener el beneplácito de los pilotos de pruebas.

Pero si algo distingue a un Range Rover (aparte de sus cualidades dinámicas) es el lujo, casi suntuoso, con el que acoge a sus ocupantes, y en esta ocasión no se iban a quedar cortos. Los inquilinos de las plazas traseras se benefician ahora de casi 12 cm más de espacio extra para las piernas que en el modelo de la generación anterior, y este tratamiento se lleva hasta el extremo con el nuevo paquete Executive Class, con una configuración de únicamente dos plazas en la parte posterior.

El interior será, si cabe, más lujoso y suntuoso...
El interior será, si cabe, más lujoso y suntuoso…

El interior concentra una gran cantidad de guiños a anteriores generaciones del modelo, pero evolucionando hacia elementos más acordes con nuestros días, con nuevos tratamientos de las superficies y materiales de la más alta calidad, que contribuyen a crear una atmósfera muy acogedora. Así como innumerables avances tecnológicos como equipos de navegación, audio (firmado por la prestigiosa marca Meridian, y que tanto nos gustó en el Range Rover Evoque), cámaras de televisión, etc.

En el apartado motriz, y a falta de más datos del fabricante, los propulsores serán “viejos conocidos”: tanto motores V8 de gasolina, así como los TDV6 y SDV8 diesel, que aseguran óptimas prestaciones con un comedido gasto de combustible y reducidas emisiones de CO2.

El nuevo Range Rover, en su versión 2013, será fabricado en una nueva factoría que para la ocasión ha sido levantada en Solihull, y ya se aceptarán pedidos desde el próximo mes de septiembre y las primeras unidades llegaran a los clientes en las primeras semanas del año 2013.
Galería de imágenes:

Ver galeria (8 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta