La Unión Europea tiene como objetivo que las multas formuladas dentro de los 27 países miembros no se pierdan de camino al país de origen del conductor y tengan que pagarse. El “acuerdo informal entre las partes” está a falta de “concretar algunos aspectos técnicos”, según han contado fuentes parlamentarias a la Agencia EFE.

Si la normativa es ratificada finalmente (el Parlamento Europeo se pronunciará en pleno en el mes de julio), las numerosas infracciones de tráfico cometidas en el extranjero dejarán de quedar impunes. Todos hemos visto abusos que comenten extranjeros, salvaguardados por esa impunidad: exceso de velocidad, viajar sin el cinturón de seguridad puesto, saltarse un semáforo en rojo, conducir bajo el efecto del alcohol o las drogas, hablar por teléfono al volante, circular por una vía no permitida o no respetar la distancia de seguridad. Las sanciones por estacionamiento, sin embargo, sí quedarán fuera del ámbito de esta medida, pero es un primer paso para evitar que los países con más turismo, como España, sufran abusos por parte de quienes no son ciudadanos españoles.

Hasta ahora, el principal problema para multar a los conductores en el extranjero era su identificación. Para evitarlo, los estados miembros están dispuestos a cooperar judicialmente y a facilitar los datos de titularidad de los vehículos para que las denuncias puedan enviarse por carta desde el país en el que se cometa la infracción.

Esta medida se va a adoptar después de que los veintisiete y la CE hayan comprobado que los conductores cometen más excesos cuando se encuentran en un país diferente al suyo. Y no es ni mucho menos una cuestión baladí. Según los números que maneja la CE, las infracciones de los conductores extranjeros representan un 25% del total y se elevan hasta el 40 y 50% durante el periodo vacacional.

Una vez que los países de la UE formalicen su acuerdo político, la Eurocámara se pronunciará al respecto. Pese a todo, la medida podrá tardar varios años en entrar en vigor.

Fuente: EFE

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta