Logo de Noticias Coches
utilitarios 90
Jesús Ramos

Diez pequeños GTI de los años 90: pequeños pero matones

En la década de los 90 sucedieron una serie de hechos y acontecimientos únicos, por ejemplo se estrenó la serie Friends, la película El Rey León dio el salto a la gran pantalla, se estrenó la película Forrest Gump, Ayrton Senna sufría un accidente que le quitaba la vida, Sony lanzaba al mercado la PlayStation I, Michael Schumacher ganaba su primer título de Formula 1, Nelson Mandela era elegido presidente de Sudáfrica y…se lanzaban al mercado una serie de GTi’s que a día de hoy perduran en la mente de muchos, modelos que forman parte de la historia del automovilismo.

En concreto te traemos una lista con diez versiones deportivas de pequeños utilitarios que conquistaron a los más jóvenes. Estos coches formaron, forman y formaran parte de la historia del automovilismo.

1. Renault Clio Williams


El Renault Clio salió al mercado en los años 90 para sustituir al famoso Renault Supercinco. La primera generación de este modelo se comercializó en versiones de 3 y 5 puertas. Dentro de su amplia gama destacaba la versión Williams, lanzada en el año 1993, año en el cuál la marca francesa necesitaba homologar un motor de dos litros para competir en el mundial de Rally. Y de esta manera nació uno de los mayores mitos de la historia de Renault y el utilitario deportivo más famosos de la época, el Renault Clio Williams con un motor 2.0 de 150 CV. Con este motor el Clio ofrecía unas prestaciones más que dignas (teniendo en cuenta el año y el segmento). Alcanzaba los 218 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en apenas 7,8 segundos.

En su exterior la versión Williams se distinguía de las demás por el color azul metalizado de su carrocería y por sus llantas Speedline de color dorado. En el interior se distinguía por tener la instrumentación de color azul y por sus asientos deportivos. Llegó a ser más caro que el Volkswagen Golf GTI con motor de 8 válvulas y 115 CV, de un segmento superior.

No te pierdas cómo ha cambiado el pequeño modelo francés, compáralo con el actual Renault Clio.

2. Citroën Saxo VTS


La historia del Citroën Saxo se remonta a 1991. Por aquel entonces Peugeot, la dueña de Citroën, buscaba cubrir el mercado con un modelo más pequeño que el 205, más económico, pero también más robusto y seguro que el Citroën AX que tenía la firma del doble chevron a la venta entonces.

Tuvieron que pasar 6 años desde su nacimiento para ver la versión más radical de todas. En 1997, bajo las siglas VTS, nacía un Saxo de prestaciones puras, ligero y deportivo. Debajo del capó aguardaba un motor 1.6 TU5 multiválvulas con 120 CV a 6.6600 rpm, asociado a una caja de cambios de cinco marchas muy cerradas para exprimir al máximo el jugo de este pequeño utilitario. Gracias a este motor y al peso ligero del Saxo (no llegaba a los 1000kg), era capaz de alcanzar los 100 km/h desde parado en 8,7 segundos y lograr una velocidad punta de 205 km/h. Las cifras no eran desorbitadas pero el coche era divertido a más no poder.

Por segmento podemos decir que el Saxo tiene su sucesor en el Citroën C3… que ha dejado las versiones deportivas para el DS 3.

3. Peugeot 106 Rallye


El Peugeot 106 nació el 12 de septiembre de 1991 con la necesidad de cubrir  el escalón inferior de su gama de vehículos. Primero salió al mercado con carrocería de tres puertas hatchback, poco después se amplió la gama de carrocerías con la versión cinco puertas. El utilitario francés estuvo en el mercado hasta el año 2003; se vendieron aproximadamente 2.800.000 de unidades a lo largo de sus doce años de vida.

El 106 tenía una amplia gama de motorizaciones, que se iniciaba con el modesto y justo 1.0 de tan solo 50 caballos, hasta la versión GTi con motor 1.6 16 válvulas de 120 caballos. Con este último el utilitario francés era capaz de alcanzar una velocidad punta de 203 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 8,5 segundos.

Al igual que su hermano mayor, el Peugeot 106 también dispuso de una versión Rallye, montando un motor de aproximadamente 100 CV que gracias a sus desarrollos cortos, subía muy alto de revoluciones. Se distinguía de los 106 convencionales por sus llantas pintadas en blanco y su interior exclusivo al estilo Racing con asientos deportivos.

Curiosamente el 106 Rallye era más lento que el 106 GTI, pero lo compensaba con una dinámica excepcional. De hecho son muchos los que consideran que la versión más radical era la Rallye y no la GTi. Pudo elegirse con dos mecánicas diferentes:

  • Una montaba el motor TU2J2 de 1.3 litros y 16 válvulas que rendía 100 CV a 7.200 rpm asociado a una caja de cambios de relaciones cortas para incrementar la diversión.
  • En 1995 salió la otra versión equipada con el motor TU5J2 de 1.6 litros de 103 CV.

Las prestaciones de la versión Rallye eran ligeramente peores que las del GTi. Aceleraba de 0 a 100km/h en 10 segundos (1,5sg más) y llegaba hasta los 190km/h (13km/h menos).

Podemos decir que el 106 se mantiene actualmente en el mercado bajo el nombre de Peugeot 108, aunque poco queda del antiguo utilitario.

4. Seat Ibiza GTi Cupra


La historia del Seat Ibiza se remonta a 1984, cuando llega la primera versión del modelo español. Un modelo que supuso un antes y después en la firma española.

Para hablar de la segunda generación del Seat Ibiza tenemos que retroceder al año 1993, un modelo diseñado por Giugiaro, el cuál optó por las formas más redondeadas, como en los intermitentes, los pilotos o los paragolpes. La acogida de la segunda generación superó las expectativas y su estilo sirvió como punto de partida para los Seat Córdoba.

Para encontrar la versión más prestacional del Ibiza tendrían que pasar tres años más. En 1996 aparece el Seat Ibiza GTi Cupra, la versión más radical jamás vista del modelo español. El nombre de Cupra venía de la abreviatura Cup Racing y era un guiño a las victorias del Seat Ibiza en el mundial de rallyes.

Sus prestaciones eran más que dignas. Equipaba el motor 2.0 de 150 CV utilizado por el mismísimo Volkswagen Golf GTi de la época. Gracias a este motor el Ibiza era capaz de hacer el 0 a 100km/h en 8,3 segundos y alcanzar una velocidad punta cercana a los 215km/h.

Compáralo con el actual Seat Ibiza 2016.

5. Fiat Uno Turbo ie

El Fiat Uno se empezó a producir en el año 1983, y dirás; ¿por qué entra dentro de la lista de los 90?. Pues porque del modelo italiano han existido varias generaciones y en la que nosotros nos centramos data de los noventa.

La primera versión deportiva de este pequeño utilitario data del año 1985, con la denominación Turbo llegó para sustituir al exitoso Fiat 127. Esta primera versión radical contaba con un motor de 1.3 litros y 105 cv que era capaz de superar los 200 km/h gracias a su excelente peso, apenas pesaba 800kg.

Pero como bien hemos dicho nos centramos en la versión introducida en los años 90. La fase II del Fiat Uno contaba con un motor inyección multipunto MPI, turbo Garret T2 y radiador de aceite para lograr una refrigeración óptima. Gracias a estas mejoras la potencia se situaba en 117 CV (12 CV más que la fase I). Las prestaciones eran muy buenas para tratarse de un pequeño utilitario, hacía el 0 a 100 km/h en apenas 7,9 segundos y su velocidad punta se situaba en los 206 km/h.

Actualmente la firma italiana no tiene ningún modelo con la denominación Uno.

6. Peugeot 205 GTi


A mediados de los 80 los franceses de Peugeot no pasaban por su mejor momento, estaban sumergidos dentro de una crisis económica. Pero gracias al lanzamiento del modelo 205 saldría de la bancarrota, la versión WRC cosechó victoria tras victoria lo que acentuó las ventas del modelo de calle. Un coche que duró hasta 1998 y que pasará a la historia del automovilismo

La variante GTi más potente ofreció inicialmente un motor de 1.6 litros y 105 CV que ya de por sí era bastante interesante por prestaciones. Pero los ingenieros de la marca francesa fueron un paso más allá y más tarde lanzaron el definitivo 205 GTi con mecánica de 1.9 litros y 130 CV. Resultaba uno de los modelos más eficaces y divertidos de conducir de su categoría gracias a un buen tacto y un peso que no llegaba a la tonelada, lo que lo hacía realmente rápido, hacía el 0 a 100 km/h en 8,2 segundos y alcanzaba los 203km/h.

Los franceses cada vez que actualizan su modelo le «suman uno» a la denominación, por lo el modelo actual del 205 se llama Peugeot 208.

7. Ford Fiesta RS Turbo


La marca del óvalo decidió “irse de Fiesta” en el año 1976. Con el lanzamiento del Ford Fiesta dieron en el clavo, de hecho es un modelo que actualmente mantiene su denominación dentro del mercado.

Tras varias generaciones hoy nos toca hablar de la tercera generación del Fiesta. Salió al mercado a finales de la década de los ochenta. Había distintas versiones deportivas, desde la espectacular y atractiva versión XR2i, que contaba con un motor de inyección de 110 CV, hasta la versión más potente  de dicha generación, el ansiado Ford Fiesta RS Turbo de 133 CV, fabricado en nuestro país (Almussafes – Valencia).

Sobre el papel, el ligero Ford Fiesta RS Turbo aceleraba hasta los 100 km/h en 8 segundos y tenía una velocidad punta de 210km/h. Esta versión se modificó dando lugar al RS1800i con motor 1.8 y 130 CV.

Actualmente Ford «sigue de Fiesta», compáralo con el actual Ford Fiesta 2016.

8. Volkswagen Polo G40


A la segunda generación del Polo se le podría aplicar la frase “las cosas que están bien no se tocan” porque se mantuvo en el mercado durante 13 años. Con el fin de conseguir algunos récords mundiales en la categoría de automóviles con motores de 1.300 centímetros cúbicos, a finales de la década de los 80 Volkswagen produjo algunas unidades de la segunda generación de su Polo, alimentadas por un compresor G-Lader de 40 mm, a las que denominó GT G40.

En 1990 se le hizo un lavado de cara profundo que afectó  al exterior, interior, mecánica y chasis, por lo que hablamos de él como si de un coche nuevo se tratara.  A diferencia del primer modelo, éste solo se denominaba G40.

La versión G40 desarrollaba 115 CV a 6.000rpm con un par máximo de 148 Nm. Esto unido a su excelente peso (830 kilos) hacía del Polo un coche muy ágil y divertido, aceleraba de 0 a 100km/h en 8,5 segundos y lograba una velocidad máxima de 197 km/h.

Desde entonces los alemanes han mantenido el nombre Polo en el mercado, compáralo con el actual Volkswagen Polo 2016.

9. Suzuki Swift Gti


La primera generación del pequeño utilitario japonés fue presentada en 1985. Su gama de motores estaba compuesta por dos motores gasolina, de 1.0 y 1.3 litros de cilindrada.  Éste último estaba reservado para la versión más radical del Swift, el GTi. El motor 1.3 era un cuatro cilindros con 16 válvulas que rendía 101 CV a 6450 rpm.  El motor estaba colocado transversalmente y construido en aleación de aluminio.

En septiembre del año92 apareció un Suzuki Swift ligeramente renovado estéticamente, sin embargo conservaba la misma mecánica bajo el motor, es decir, conservaba todas las cualidades del GTi antiguo.

Las prestaciones eran bastante aceptables, hacía el 0 a 100km/h en 9 segundos y su velocidad punta quedaba en unos aceptables 188km/h.  Su elevado Par (113Nm) permitía al modelo japonés tener una buena recuperación, por ejemplo en cuarta velocidad pasaba de 40 a 100km/h en apenas 13,5 segundos.

Su carácter deportivo le hacía flojear en el apartado  del confort, la suspensión  rígida y su corta distancia entre ejes hacían del Swift un coche algo nervioso.

Del Swift existen cuatro generaciones, sin embargo no han tenido continuidad a lo largo de su historia. Actualmente si mantiene su denominación en el mercado. Compáralo con el actual Suzuki Swift 2016.

10. Opel Corsa GSi


El 30 de agosto de 1982 el primer Opel Corsa salía de las cadenas de montaje para convertirse en el modelo de acceso a la marca en un momento en el que no todas las economías podían acceder al Kadett.

De las cinco generaciones del modelo alemán nos centramos en la segunda, denominada Opel Corsa B. Posiblemente una de las generaciones con más éxito. Su diseño redondeado (obra del diseñador Hideo Kodama)  cuajó a la perfección en el mercado. Ofrecía una mayor habitabilidad interior respecto a la primera generación, además incorporaba novedosos sistemas de seguridad como el ABS o los airbag frontales.

La versión más radical de Corsa B tenía el apellido GSi. El motor utilizado el hermano mayor de la gama de los Corsa era un 1.6 litros 16 válvulas con 109 CV. Gracias a éste motor el modelo alemán alcanzaba los 192km/h y alcanzaba los 100km/h desde parado en 9,7 segundos.

Actualmente el modelo alemán ha recibido un lavado de cara para mantenerlo atractivo. ¿Qué te parece el Opel Corsa 2016?

Galería de fotos:

  • coches clásicos
  • urbano