En un atasco siempre nos surge la misma pregunta: ¿Por qué no construyen más carreteras? La respuesta es fácil: Un mayor número de carreteras conllevaría un mayor tráfico y, por tanto, los mismos problemas. Un estudio lo ha demostrado.

Esta extraña idea ya fue vislumbrada en su día por el escritor Robert Louis Stevenson: “Una vez se construye una nueva carretera, resulta penoso cómo recoge tráfico.”

Una prueba empírica pudo verse en la enorme huelga de camioneros que hubo en 2002 en Los Ángeles. De repente, la I-710, la ruta que toman la mayoría de camiones procedentes del puerto, se vio desalojada de 9.000 camiones. ¿Hubo entonces más fluidez en el tráfico?

El subdirector del distrito de operaciones de Caltrans, la autoridad viaria estatal, Frank Quon, descubrió algo insólito: el tráfico sólo decayó en 5.000 vehículos aquella semana de huelga. Lo que sucedió es que más coches habían llenado el hueco libre: un aumento de casi 4.000.

La gente, sencillamente, se enteró de que aquella vía, durante la semana de huelga, estaría menos congestionada de lo normal. Y se lanzaron a la carretera. Al probarlo un día y comprobar que, en efecto, la vía estaba más descongestionada, la cogieron el siguiente día, y también se lo contaron a amigos y familiares. Pensaréis, entonces, que vías adyacentes de igual modo se irían vaciando, aunque la 710 no lo hiciera demasiado.

Más información: Genciencia

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta