Algunas semanas atrás os presentábamos el máximo exponente del SUV germano en su versión alimentada por gasóleo, pero si resulta que lo tuyo es la gasolina y los 500 CV de potencia, los 700 Nm de par y una velocidad máxima de 278 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos del Cayenne Turbo no te parecen suficientes, entonces estás de enhorabuena, porque la marca de Stuttgart pone a tu disposición el nuevo Porsche Cayenne Turbo S que ofrece ese “algo más” que echas en falta…

El propulsor de 8 cilindros en V ahora entrega 550 CV de potencia y 750 Nm de par máximo
El propulsor de 8 cilindros en V ahora entrega 550 CV de potencia y 750 Nm de par máximo

Los ingenieros de Porsche han “apretado” un poco más su propulsor de 8 cilindros en V y 4.806 centímetros cúbicos, de tal forma que ahora se obtienen 550 CV de potencia a 6.000 rpm y un par máximo de 750 Nm entre 2.250 y 4.500 rpm., lo que sirve al modelo más potente de la gama Cayenne para lograr una velocidad máxima de 283 km/h o acelerar de 0 a 100 km/h en unos fantásticos 4,5 segundos, cifras ligeramente mejores que las del modelo anteriormente mencionado. Por su lado el consumo medio ponderado queda establecido en 11,5 litros cada 100 km, con unas emisiones de CO2 de 270 gramos por kilómetro recorrido.

Las diferencias estéticas con el Cayenne Turbo “convencional” son de detalle y solamente una vista lo suficientemente entrenada (y a veces ni con esas) sería capaz de apreciar las diferencias. Las tomas de aire del frontal han sido sobredimensionadas debido a la mayor necesidad de “aire fresco” del nuevo modelo. También se han ampliado ligeramente los pasos de rueda. Otras diferencias radican en determinados elementos, que han sido pintados en color negro brillante, tales como la rejilla de la toma frontal de aire (a la que antes hacíamos referencia), así como la parte inferior de los retrovisores y sus soportes.

Los faros delanteros tienen un diseño muy característico y emplean un conjunto Bi-Xenón apoyado por el Porsche Dynamic Light System (PDLS) que, de serie, cuenta con función de alumbrado dinámico en curva y regulación en altura y si equipa el PDLS Plus, opcional, añade el asistente de luz de carretera y el de cruce de tráfico. Los conjuntos de luces traseras utilizan tecnología LED de última generación.

La pista más evidente de que estamos ante el tope de gama de los SUV de la marca de Stuttgart la observamos al contemplar el portón trasero donde figura el anagrama cromado de esta versión.

Otros aspectos distintivos del exterior vienen marcados por las llantas que equipa, nada menos que de 21 pulgadas de diámetro (denominadas 911 Turbo II), y pintadas también en negro brillante o por las salidas de escape, formadas por dos parejas, una a cada lado del paragolpes trasero y que están acabadas en aluminio pulido.

Si nos centramos en el interior, podremos darnos cuenta del gran esfuerzo realizado en presentar un aspecto único, con un exclusivo ambiente bicolor, en contraste y que, como no podía ser menos, puede personalizarse opcionalmente con multitud de paquetes de equipamiento adicional (donde abundan elementos tales como el cuero, la madera o la fibra de carbono). Por ejemplo la parte interior del techo, los parasoles y multitud de elementos diferentes pueden ir tapizados en Alcántara, mientras que el paquete de fibra de carbono está compuesto por molduras y partes de la consola central y de la palanca de cambios realizados en este exclusivo material.

El paquete de fibra de carbono incluye molduras y partes de la consola central y de la palanca de cambios
El paquete de fibra de carbono incluye molduras y partes de la consola central y de la palanca de cambios

Por su lado los asientos desarrollan una doble función, al acomodar el cuerpo de sus ocupantes para aguantar muchos kilómetros sin mostrar síntomas de fatiga y, a la vez, sujetarlo firmemente cuando se deciden explorar a fondo las posibilidades dinámicas del vehículo. Los reposacabezas incluyen, grabado en la piel, el escudo de la marca de Stuttgart.

El cuadro de instrumentos presenta la estructura típica de cinco relojes, donde se incluyen los anagramas de esta exclusiva versión y una pantalla TFT a color de 4,8 pulgadas. El volante es el modelo SportDesign, que cuenta con las levas del alabado sistema de cambio Triptronic S, de 8 velocidades. Mientras que en la consola central el Porsche Communication Management (PCM) dispone de una pantalla táctil a color de 7 pulgadas, centralizando todas las funciones del sistema de navegación, radio, ordenador de a bordo o teléfono.

El equipo de sonido está disponible en dos modalidades diferentes, cualquiera de ellas excelentes: como equipo de serie se incluye un sistema de sonido envolvente de 14 altavoces, de la marca BOSE, con 585 vatios de potencia y un subwoofer activo de 200 vatios. Opcionalmente se ofrece un sistema de sonido envolvente High-End de la marca Burmester, con más de 1.000 vatios de potencia, dieciséis altavoces y dieciséis canales.

Una vez hemos repasado sus novedades en parado y nos centraremos, ahora, en la dinámica de conducción, la cual está perfectamente asegurada mediante la puesta a punto específica para esta versión de un complejo conjunto de sistemas electrónicos que luchan constantemente por mantener bajo control una mecánica poderosa en un vehículo cuyo centro de gravedad está situado mucho más alto que en un deportivo y con un peso final que se aproxima a los 2.290 kg. A ello contribuye notoriamente el sistema de tracción total Porsche Traction Management (PTM) que traslada en cada instante la potencia del motor de la forma más idónea a la carretera, ayudado por el Porsche Active Suspension Management (PASM), que regula de forma activa y continua la dureza de la amortiguación, en función del estilo de conducción, con tres reglajes prestablecidos: “Confort”, “Normal” y “Sport”.

A ello hay que sumar el Porsche Torque Vectoring Plus (PTV Plus), cuya misión consiste en distribuir de forma variable el par motor entre las ruedas traseras, llegando a comportarse, en situaciones extremas, como un bloqueo electrónico de diferencial del eje posterior; el Porsche Dynamic Chassis Control (PDCC), un sistema que corrige los movimientos de inclinación lateral del vehículo en los tramos más sinuosos o el Porsche Stability Management (PSM), que equipa de serie, y que se ocupa de estabilizar el vehículo en situaciones límite.

El sistema de frenos cuenta, de serie, con discos autoventilados de 390 mm de diámetro en el eje delantero y de 358 mm en el trasero pero, opcionalmente, también puede equipar el sistema de frenos cerámicos Porsche Ceramic Composite Brake (PCCB), de excelentes resultados cuando de conducción deportiva se trata.

En España el precio no ha sido facilitado aún, pero para hacernos una idea, en Alemania partirá desde 151.702 euros (impuestos incluidos) y estará disponible a partir de enero de 2013 (aunque aquí el desembolso necesario será netamente superior).

Galería de imágenes:

Ver galeria (24 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta