Seguro que más de una vez has pensado, ¿cómo es posible que no exista competencia entre las gasolineras?… otros diréis que si que existe, pero lo que está claro es que es extraño que la gasolina cueste casi lo mismo en cualquier estación de servicio, habiendo diferencias entre ellas.

Si eres observador, te darás cuenta que te da lo mismo parar en una gasolinera con todas las atenciones, donde existe personal que te echa gasolina e incluso te limpia el cristal y que cuenta con unas instalaciones completas y cuidadas, que  parar en  otra  donde no solo es self-service, es que además, parece que se ha parado el tiempo y la suciedad es la tónica habitual.

Cuanto menos los costes de una gasolinera con una serie de servicios como cafetería, tienda, autolavado, personal a pie de surtidor, mecánica rápida, etc, no pueden ser los mismos que los que tiene una pequeña gasolinera self-service que a lo sumo tiene una máquina expendedora de coca-cola.

Pues  bien, es evidente que algo raro había y muchos ya hablábamos de  precios pactados entre las 3 grandes, Repsol, Cepsa y BP, y realmente es lo que está pasando, ya que la Comisión Nacional de la Competencia después de hacer sus investigaciones, ha decido multar a los tres grupos petroleros mencionados con 7,9 millones de euros por fijar o acordar precios de forma indirecta (o disimulada).

La multa se dividirá entre los cinco millones que pagará Repsol, y los casi 3 millones de euros que pagarán entre BP y CEPSA.

Los tres grupos petroleros, controlan en 70% de los puntos de distribución  en España, por lo que su intención es clara, y lo que quieren es controlar el mercado acordando precios para no tener que bajar tarifas por competencia entre ellos.

La multa no es muy cuantiosa para empresas que cuentan con beneficios de  2.800 millones de euros  como es el caso de Repsol, pero no hay duda que supone un primer paso para erradicar estas prácticas ilegales.

Pero la Comisión Nacional de la Competencia además de la multa obliga a las tres empresas a retirar aquellas cláusulas con sus distribuidores que acaban suponiendo una fijación de precios de facto.

Si esto surte efecto, dentro de unos años tendríamos que ver que pagas más o menos en una gasolinera en función del servicio que recibes y las instalaciones con las que cuenta la gasolinera.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta