Seguro que para muchos de vosotros, la historia del automóvil es de sobra conocida. En 1886, Karl Benz, un ciudadano alemán de la ciudad de Mannheim presenta el primer vehículo del mundo, que llegaba a alcanzar los 20 kilómetros por hora. Por aquella época los usuarios solo podían comprar gasolina en las farmacias y en cantidades muy bajas, hasta que en 1907 la empresa californiana Standard Oil inaugura la primera gasolinera ubicada en Seattle, con la intención de dar respuesta a la creciente demanda de combustible.

En 1910 la automoción comienza su historia como industria cuando un todavía desconocido Henry Ford inicia la producción de automóviles en serie, gracias a una revolucionaria cadena de montaje.

El negocio se dispara, los vehículos se popularizan entre las clases más pudientes y con ello llegan los accidentes de tráfico. El primero del que se tiene constancia data de 1896 cuando Mary Ward fallece en Irlanda tras caer de un vehículo fabricado por su primo con motor a vapor. Ese mismo año fallece Brigdet Driscoll, el primer peatón atropellado por un coche del que se tiene constancia. Como vemos, accidentes y vehículos viven desde sus inicios una trágica historia paralela de la que los medios de la época han dejado buena constancia… Y ahí había un fotógrafo para testificarlo.

1917: La policía cree que a juzgar por el astillado de los radios, el vehículo derrapó debido a la intensa nevada, chocando con la acera y destrozando con ello la rueda.

Accidente sobre nieve

1918: Leola N.King, esposa del capitán EH King, oficial del cuerpo médico de los Estados Unidos, se convirtió en 1918 en la primera mujer encargada de dirigir el tráfico. Fue en la ciudad de Washington en la esquina de las calles Séptima y K Noroeste.

Leola N.King, pionera

1920: El senador Boies Penrose se llevó por delante una farola, un buzón de correos y un poste de teléfono tras perder el control de su vehículo en Washington.

El senador accidentado

1923: En 1910 el estado de Nueva York prohibió conducir bajo los efectos de alcohol. Años después, en 1938, el límite de alcohol en sangre se fijó en un 0,15%. En la foto, la policía saca del agua el vehículo de McLennan, que logró sobrevivir a diferencia de los otros dos ocupantes. La agentes aseguraron que cuando asistieron a McLennan este desprendía un fuerte olor a alcohol. Fue acusado de homicidio involuntario y finalmente absuelto. McLenna falleció el 7 de julio de 1927 a consecuencia de las heridas sufridas en otro accidente de tráfico.

La policía saca el vehículo del mar

1923: Tras regresar de una fiesta, de camino a su casa en Virginia, el vehículo que en ese momento circulaba a gran velocidad se estrelló contra un muro para después precipitarse al río. Sus cuatro ocupantes tan solo sufrieron heridas leves.

La fiesta terminó mal

1925: El vehículo, un sedán Nash 625 de 1924, cayó 75 metros hasta el arroyo tras atravesar la barandilla de protección situada en el puente de la avenida Connecticut Klingle de Washington. Como consecuencia, Henry A. Thayer y su hija Lois Virginia Macía fallecieron.

El vehículo de Henry A. Thayer

1926: Un vehículo se estrella contra una farola. La policía no logró encontrar testigos del accidente.

El vehículo se empotró contra la farola

1954: La policía de Sidney utilizó por primera vez equipos de radar para la detección de vehículos que conducían a alta velocidad. Era preciso contar con dos personas y el sistema contaba con una pantalla de detección ubicada en la parte trasera y un medidor de velocidad de grabación en el interior del coche patrulla.

Primer sistema de radar

Vía: iBytes, Shorpy (fotos)

Fotos en mayor resolución:

Ver galeria (11 fotos)

2 COMENTARIOS

  1. Pobre Bridget Driscoll.. aunque bien pensado ya que te atropella un coche al menos ser el primero de la historia te dará a conocer..jaja

Deja una respuesta