Que a nadie le sirva como excusa, porque el cinturón de seguridad es una herramienta eficaz que salva vidas y que además su uso es obligatorio en casi cualquier parte del mundo. Y decimos en casi porque todavía hay algún lugar donde la norma se invierte y abrocharse el cinturón es una prohibición.

Todo tiene su explicación. No es fruto de la dejadez de las administraciones públicas ni estamos hablando de un país tercermundista. La razón es también la seguridad de los conductores y las condiciones climáticas.

Hablamos de una carretera que transcurre sobre el mar helado y que conecta la isla de Hiliumaa, uno de las más grandes de Estonia, con el resto del país. Durante el resto del año se puede llegar hasta la zona en avión o en ferry, pero con la llegada del invierno, al congelarse, surge esta otra ruta alternativa.

El motivo de la prohibición del uso del cinturón de seguridad responde a las especiales características del terreno y es que en caso de accidente o caída del vehículo en una grieta es posible que el mismo se desplome al mar. En tal caso es imprescindible facilitar al conductor una rápida salida del coche, por lo que llevar el cinturón supone una perdida de tiempo que puede resultar ser fatal.

La prohibición del cinturón de seguridad no es la única particularidad de esta carretera estonia, y es que tampoco se puede circular después de la puesta de sol, al tratarse de una zona donde no existe ningún tipo de hito que facilite la orientación, ni circular entre 25 y 40 km/h, ya que a estas velocidades los neumáticos transmiten vibraciones al hielo que pueden provocar grietas en el terreno.

Además, los coches deben entrar en intervalos de al menos 3 minutos entre ellos, y mantener una distancia mínima de seguridad 250 metros. El peso máximo de los vehículos debe ser dos toneladas.

La velocidad recomendada por las autoridades es de 70 km/h, y aunque para los no experimentados en la conducción helada pueda suponer un riesgo, siempre será mejor que terminar debajo del mar.

Aquí, un vídeo:


Vía: Yahoo
Vídeo: Joao Rey

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta