En tan solo unos días se reunirán Carlos Tavares, presidente del Grupo PSA y el consejero delegado de Opel, Michael Lohscheller, para presentar el plan de futuro de la marca alemana. Según han confirmado fuentes cercanas a PSA al diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung, la compañía pretende reducir el número de modelos de la gama de Opel.

El Grupo PSA tiene la intención de aumentar las ventas de Opel hasta conseguir llegar a los beneficios tras dos años de pérdidas, previsiblemente en 2020. Para conseguir este reto, la compañía podría reducir la oferta de modelos, recortar costes laborales o hacer un reajuste de los precios y descuentos.

Además, según ha confirmado recientemente Tavares, la compañía pretende poner atención en el desarrollo de vehículos eléctricos en todas sus marcas, algo que también podría haber afectado en esta decisión de reducir la gama Opel.

La publicación alemana también ha adelantado que el centro técnico de Opel en Russelsheim se convertirá en el núcleo de los servicios de ingeniería, centrándose en la electrificación parcial o completa al igual que todos los vehículos PSA.

Todos los futuros modelos de Opel también serán desarrollados bajo la tecnología PSA, utilizando plataformas, motores y transmisiones del fabricante de automóviles francés. Esto ayudará a Opel a alcanzar los objetivos de eficiencia de combustible y reducción de CO2 esperados por la propia marca.

El objetivo de PSA es que Opel y la británica Vauxhall vuelva a ser rentables en el año 2020, con un margen operativo del 2% para ese año y del 6% para 2026.

Fuente – Frankfurter Allgemeine Zeitung

Vía – Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta