La señal de Stop es una de las más reconocibles de todas cuantas tenemos en nuestras carreteras. Su forma octogonal y su color rojo hacen que el conductor se pare de forma automática al verla. Su concepción fue obra de William Phelps Eno, que instaló la primera en Detroit en el año 1915. En general, los usuarios están más que acostumbrados a su denominación, pero ahora ha habido un pueblo leridano que ha decidido traducir esta señal al catalán y ha desatado la polémica.

En Torrelameu (Lérida), una pequeña localidad con menos de 1.000 habitantes, ya se han instalado las primeras señales “Pareu”. Llegaron para reemplazar a las tradicionales señales de Stop el pasado 9 de marzo después de un proceso de más de dos años desde que surgió la idea. El principal impulsor ha sido el alcalde de la localidad, Carles Comes (ERC), que ha estado trabajando para tener la patente y poder llevar a cabo la iniciativa.

Fue en diciembre de 2018 cuando consiguieron el consentimiento del Ministerio de Energía para la explotación de dicha señal catalana y una empresa barcelonesa se encargará de su fabricación. El alcalde de Torrelameu cree que sus señales “Pareu” son perfectamente legales al cumplir con su forma octogonal y al tener las letras blancas sobre el fondo rojo. Se escudan en que dicha señal también ha sido traducida en otros países y que no es una decisión “en contra del castellano, sino del anglicismo”. En algunos países de América Latina las señales rezan “Pare” o “Alto”, pero en  Europa la única excepción es Turquía, donde pone “Dur”.

Sin embargo, otros no piensan lo mismo y ya ha surgido bastante controversia. Por ejemplo, Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados, declaró que es “una señalización inventada e ilegal y puede provocar problemas, incluso, se le podría exigir responsabilidad patrimonial a la administración si por el uso indebido de unas señales se produce un accidente”.

Por otro lado el Artículo 58 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad dice que “se prohíbe modificar el contenido de las señales o colocar sobre ellas o en sus inmediaciones placas, carteles, marcas u otros objetos que puedan inducir a confusión, reducir su visibilidad o su eficacia, deslumbrar a los usuarios de la vía o distraer su atención”.

Mientras tanto en la localidad leridana de Torrelameu se ha dejado clara la intención de cambiar todas las señales de Stop () por las nuevas de “Pareu” en el periodo máximo de un año. Tendremos que esperar para ver cómo se salda esta acción que tanto debate ha generado.

Fuente: EFE

1 COMENTARIO

Deja una respuesta