Una radiografía compartida por el sargento Dyfed Powys de policía de Gales, Reino Unido, cuenta la devastadora historia de lo que puede sucederles a aquellas personas que viajan con los pies apoyados sobre el salpicadero y sufran un choque. A pesar de lo desagradable que puede resultar ver el desenlace, en ocasiones una imagen vale más que mil palabras para surtir conciencia.

La imagen es muy gráfica: muestra el fémur y la pelvis rotos de una mujer jóven, y con el resto de la cadera dislocada drásticamente, probablemente causada por el airbag al dispararse en la colisión. Para hacernos una idea de lo que esto supone, es el equivalente a que tus extremidades inferiores quieran ser parte de tu tronco y vuelen hacia ti a velocidades de hasta 350 km/h. También se ven varios fragmentos de hueso donde el muslo ha quebrado por completo.

Después de que una mujer estadounidense estuviese involucrada en un accidente menor mientras descansaba con las piernas en alto, el impacto del airbag envió su pie a la cara y la dejó desfigurada de por vida. También se rompió la nariz, el tobillo y cuatro partes del fémur. Los fabricantes automotrices se esfuerzan por hacer que sus vehículos sean cada vez más seguros, pero de nada sirve si los ocupantes no adoptan una adecuada posición a bordo.

Si bien el nombre o la edad del pasajero no se compartieron, la mujer de esta radiografía sobrevivió al desastre, aunque las autoridades llaman a estas lesiones, con mucho acierto, un cambio de vida. “Aquí hay una radiografía de horribles lesiones sufridas al pasajero del asiento delantero que tenía los pies en el salpicadero en el momento de una colisión. Si ve que su pasajero lo hace, deje de conducir y muéstrele esto”.

Los comentaristas en la publicación del sargento Price estaban horrorizados por las heridas de la mujer, y muchos expresaron que descansar con los pies en el salpicadero es algo que hacen a menudo, pero que ya no lo harán. Y si esto parece poco, es una de las posturas que suelen ser vigiladas y multadas por los agentes de la DGT. La sanción, que no implica pérdida de puntos, puede llegar a los 100 euros (y el responsable de ella es el conductor, como indica el artículo 18).

Fuente: Sky

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta