Lo que un parachoques abollado o pequeñas grietas nos pueden decir del coche se limita a lo que el ojo humano sea capaz de observar. Es por eso que los expertos en vehículos han decidido ir un paso más y descubrir mediante rayos X lo que al ojo humano se esconde.

Investigadores alemanes han trabajado con la empresa Daimler para desarrollar tecnología que utiliza estos rayos para analizar el estado de un vehículo tras un choque y así poder descubrir cuáles son los daños internos que se producen en los coches.

En el estudio han trabajado conjuntamente Daimler y el Instituto Fraunhofer para las dinámicas de alta velocidad con la esperanza de que los resultados ayuden a mejorar la estructura de seguridad interna de los vehículos modernos y ligeros. El proceso de investigación se ha llevado a cabo mediante pruebas de choque grabadas con cámaras de rayos X y así poder capturar los momentos del impacto a una capa más profunda del metal de los vehículos.

Para lograr capturar estas imágenes han tenido que acortar el tiempo de exposición en un factor de 1000 comparada con una tecnología normal de rayos X, lo que ha dado como resultado un escaneado muy rápido. Todo está encaminado a que dentro de unos años puedan realizar imágenes tridimensionales combinando los rayos X con tecnología de tomografía computarizada. Esperemos que el futuro no tenga que esperar demasiado y los coches se vean beneficiados pronto de los resultados de estas pruebas.

Fuente: Daimler

Vía: New Atlas

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta