Un equipo británico rompió el récord mundial de velocidad en un coche a vapor, establecido hace más de 100 años en 204,38 km/h por el estadounidense Fred Marriot.

Después de 10 años de trabajo el equipo British Steam Car Challenge alcanzo un promedio entre los dos intentos de 225 km/h en la prueba realizada en la Base Aérea Andrews en el desierto de Mojave.

La primera intentona se saldó con una velocidad de 219,031 km/h para después ser superada ampliamente marcando un velocidad de 243,141 km/h.

Construido con una mezcla de fibra de carbono y aluminio, el vehículo pesa 6,613 libras, mide 24.9 pies de largo y está equipado de una docena de calderas.

El vapor alcanza una temperatura de más de 752 grados Fahrenheit (400 Celsius) y se inyecta en la turbina a una velocidad equivalente a dos veces la velocidad del sonido, casi nada.

La prueba realizada en la base Aérea de Edwards, en California, fue supervisado por la FIA y supone un gran éxito ya que el anterior récord permaneció vigente durante 100 años…¿habrá que esperar mucho más para ver superado este nuevo récord?.

1 COMENTARIO

Deja una respuesta