Aunque pueda parecer un contrasentido, comenzaremos hablando de su principal rival. La historia se remonta al año 1936 cuando Citroën desarrolló el 2CV, un vehículo sencillo, con una motorización de dos cilindros y tracción delantera, el cual al poseer una mecánica austera y resistente se consolidó, una vez acabada la Segunda Guerra Mundial, como el vehículo para pasajeros ideal para las zonas rurales:

El coche "blue jean": versátil, de bajo coste y con vocación mundial
El coche "blue jean": versátil, de bajo coste y con vocación mundial

En aquella época los ingenieros de la marca del rombo no estaban por la labor de diseñar vehículos con tracción delantera, pero gracias al empeño del entonces presidente de la Régie Nationale des Usines Renault, Pierre Dreyfus, estas reticencias cambiaron. Lanzó la idea del coche “blue jean”: Al igual que el ya familiar artículo de ropa que se usa en todo el mundo, quería producir un coche versátil, de bajo coste, con vocación mundial, que pudiera sobrevivir a la infinidad de cambios que se estaban viviendo en la sociedad en los convulsos años 50 y 60.

Nació entonces el proyecto denominado “112”. Se trataba de un concepto rompedor y, como hemos dicho antes, por vez primera el fabricante francés abandonaba el motor trasero y adoptaba una solución similar a la del icónico Citroën 2CV, a saber: tracción delantera para obtener un piso plano, barras de torsión para no ocupar parte del espacio de la cabina con resortes o muelles (que se convirtieron en un gran reto técnico porque se consideraban la parte más vulnerable del diseño y terminaron siendo la más resistente).

El R4, sin embargo, tenía un motor mucho más grande, de cuatro cilindros, y que consumía poco más que el del modelo de la firma de los chevrones.

Aquí se observa la simplicidad constructiva de este modelo
Aquí se observa la simplicidad constructiva de este modelo

Después de un período de incubación de cinco largos años el Renault 4 se presentó a la prensa especializada, en agosto de 1961, incluso antes de ser mostrado en el Salón de París de ese mismo año, en tres versiones diferentes que se pusieron en marcha al mismo tiempo: el R3 (que fue eliminado del catálogo al año siguiente), el R4 y el R4L (“L” de lujo, que luego se convertiría en el nombre más conocido). Gracias al diseño de su interior, sus bajos costes de mantenimiento y la capacidad de adaptación a todo tipo de usos, su éxito fue instantáneo.

Tal es así que sólo seis años después de su lanzamiento, la producción del Renault 4 superó el millón de ejemplares vendidos. Pero no es el único registro de este tipo que batió, ya que a lo largo de su extensa carrera de más de 31 años, alcanzó una cifra de producción total de 8.135.424 ejemplares. No en vano es el tercer modelo más vendido de la historia del automóvil (tras el Escarabajo de Volkswagen y el legendario Ford T).

Los Renault 4 fueron producidos o montados en más de 27 países (además de Francia), como es el caso de España (Valladolid), o en algunos tan lejanos como Australia, Sudáfrica, Chile o Filipinas. De hecho, seis de cada diez vehículos vendidos lo fueron lejos del mercado interno de Renault. Durante todo su periodo de producción se realizaron numerosas versiones diferentes, como furgonetas, vehículos con tracción a las cuatro ruedas o modelos descapotables. Otras variantes muy destacadas quizás suenen a nuestros lectores “menos jóvenes”, como el Parisienne (1963), el Safari (1975), el Jogging (1981) o el Sixties (1985).

¿Sería capaz de hacerlo un utilitario actual?
¿Sería capaz de hacerlo un utilitario actual?

Como aspecto curioso aquí van alguno de los nombres con los que era conocido este vehículo en diferentes países: En Italia, “Frog”; en España, “Cuatro Latas”; en la antigua Yugoslavia, “Katcra”; en Túnez, “R4 Monastir”; en Zimbabwe, “Noddy Car”; en Argentina, “El Correcaminos” y en Finlandia, “Tiparellu”.

Pero, evidentemente, no podemos dejar pasar el caso muy especial que se produjo en nuestro país. No fue hasta finales de 1963 cuando en FASA (Fabricación de Automóviles Sociedad Anónima), donde Renault ostentaba por entonces una participación del 15%, se comenzó a fabricar el conocido “Cuatro Latas”.

Su éxito fue muy rápido y en menos de un año ya representaba un tercio de la producción de la factoría vallisoletana y, en un país con una exigua tasa de motorización (un coche por cada 48 habitantes), su bajo coste hizo que, en 1970, de cada cuatro turismos que circulaban por España uno fuese un Renault 4. El R4 utilizaba un motor de 845 centímetros cúbicos, procedente del Dauphine (que también se fabricaba en Valladolid). En la capital de Castilla y León, su producción se extendió casi hasta el final de la vida del modelo, ya en los años noventa.

En el año 1992, los últimos 1.000 Renault 4 salieron de la planta Billancourt (Francia). Aquellas versiones GTL Clan llevaban una placa conmemorativa en el salpicadero con el lema “Bye-Bye”. El 3 de diciembre, Renault anunció el final oficial de la larga carrera del Renault 4. Solamente dos países continuaron produciendo el modelo después de esa fecha (y hasta 1994): Marruecos y Eslovenia.

Participando en el Rally de Montecarlo Histórico 2011
Participando en el Rally de Montecarlo Histórico 2011

Desde los primeros días de este año se están encadenando los eventos por la celebración de los cincuenta años del nacimiento de este legendario turismo. Y para ello nada mejor que la participación, en estas fechas, de tres Renault 4L en el Rally de Montecarlo Histórico 2011 (entre el 28 de enero y el 2 de febrero). Estos modelos icónicos, inscritos por el departamento de Historia y Colección de la propia marca, han estado conducidos por Jean Ragnotti, mítico piloto de Renault, Manu Guigou (piloto de Renault Sport) y Michel Leclère (ex piloto de Fórmula 1 entre 1975 y 1976). La presencia de los tres vehículos ha conmemorado la participación de Renault en el Rally de Montecarlo de 1962 y 1963, y ha servido, en sus más de 2500 km de recorrido, para demostrar que el Renault 4 sigue siendo un coche perfectamente utilizable para su participación en este tipo de eventos.

También ha sido una de las estrellas del Salón Retromobile, celebrado en París del 2 al 6 de Febrero, ocupando un lugar privilegiado en el stand de la marca francesa, con la presencia de 13 ejemplares diferentes, algunos de los cuales eran presentados por primera vez al público.

De igual forma, durante el presente año, tendrá lugar el Encuentro internacional 4L que, por tercer año consecutivo, permitirá a los aficionados de toda Europa, reunirse en Thenay, Loir-et-Cher (Francia), del 15 hasta el 17 de julio 2011. La coincidencia con el 50 aniversario añadirá un sabor especial para el evento de este año. Además se organizará un sorteo, entre todos los asistentes, donde poder ganar el Renault 4 que Jean Ragnotti ha pilotado durante la edición de este año del Rally de Montecarlo Histórico.

Por último os dejamos un vídeo elaborado con motivo del Salón Retromobile, con algunos anuncios curiosos de este añorado modelo:

Galería de imágenes:

Ver galeria (18 fotos)

5 COMENTARIOS

  1. Tengo que vender nuestro 4 latas y al ver este reportaje me pongo a llorar. Son más de 20 años con él y unos recuerdos imborrables. Lo siento.

  2. esto es como cuando tu esposo-a te deja después de muchos años juntos, te da pena pero cuando ves el BMW o a la Mercedes de turno 20 años más joven, acabas por olvidarte del 4L.
    C’est la vie.

  3. Tradução de Português para Espanhol
    Hola a todos recomiendan estos katrel fotos, máquinas de gran tamaño.
    Le pido si me puede ayudar a encontrar el libro de instrucciones de 1981 renault como 4 gtl tener muchas fotos de renault4 [recoger]
    Le gustaba tener un recuerdo de su renault4 España.
    La buena salud a todos nuestros vecinos el polvo.

    Calle San Salvador 1100
    4560-066 Penafiel
    Portugal

  4. Hola es muy chevere encontrar muchos comentarios HACERCA DEL RENAULT 4 soy de colombia de la ciudad de medellin y tengo un renault 4 del modelo 1989 esta todo original y mi consejo a todos los que tengan un renault4 coservenlo lo mejor que puedan por que vale la pena

Deja una respuesta