Comienzan las presentaciones del cancelado Salón de Ginebra y uno de los primeros en sorprender ha sido el Renault Morphoz Concept. Se trata de la visión de futuro de la marca francesa a través de un SUV eléctrico con unas sugerentes formas. Se establece sobre la nueva plataforma CMF-EV, una arquitectura modular eléctrica que será empleada por futuros modelos de producción. Destacará por sus posibilidades de diseño y por su generosa habitabilidad.

El Renault Morphoz Concept recibe ese nombre por su capacidad de transformarse. Su carrocería es capaz de cambiar físicamente para adaptarse a las necesidades. En la versión corta City es un vehículo de 4,40 metros de largo y una batalla de 2,73 metros que está pensando para la ciudad y cuenta con una batería de 40 kWh con hasta 400 kilómetros de autonomía. Aunque también hay una versión larga Travel que crece hasta los 4,80 metros de largo y 2,93 metros de batalla, además de montar una batería adicional de 50 kWh para poder realizar viajes largos.

Ese cambio de una versión a otra se puede realizar de una forma relativamente sencilla, en una estación específica. La marca cree que el 90 % del tiempo podrá estar en su variante City cubriendo las necesidades principales. Para el 10 % restante, con el principio Travel Extender se aumentan sus dimensiones y se introduce otra batería para que el Morphoz Concept consigue un total de 90 kWh y hasta 700 kilómetros de autonomía.

A nivel de diseño, el prototipo consigue llamar la atención gracias a detalles como la firma lumínica Livinglights, que ocupa todo el ancho del vehículo y cambia en función del modo en el que esté. Sus superficies son muy fluidas y no hay grandes tomas de aire al no necesitar refrigeración. No pueden pasar desapercibidas las enormes llantas de 22 pulgadas con diseño aerodinámico o la zaga terminada con esa peculiar forma picuda.

El habitáculo del Renault Morphoz Concept tiene un aire futurista y acogedor gracias a esas cuatro butacas tan llamativas. El del pasajero puede bascular para quedar mirando a los traseros, que son deslizantes para aprovechar mejor el espacio cuando se pasa del modo City al Travel. Desde el asiento del conductor se aprecia un volante con pantalla de 10,2 pulgadas integrada. Bajo demanda también puede salir la instrumentación LivingScreen, que completa con una superficie táctil OLED de mayor tamaño (unas 32 pulgadas en total) y con más información.

El prototipo cuenta con una conducción autónoma de nivel 3, por lo que puede conducir solo en autopista y en situaciones de atasco. Entre sus tecnologías más destacadas hay un asistente personal virtual proactivo o detección automática del usuario con inteligencia artificial.

Galería de fotos:

Ver galeria (138 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta