Las autoridades sevillanas desmantelaban hace poco el robo de 4.000 kilos de naranjas procedentes de una nave de la localidad sevillana de Carmona. Los presuntos ladrones, habrían utilizado como transporte un Suzuki Baleno y una furgoneta Daewoo.

Decimos “presuntos ladrones” porque los denunciados, un matrimonio y su hijo mayor de edad conjuntamente con otros dos hermanos que viajaban en otro turismo, le dieron una ingeniosa explicación a la policía.

Para empezar, levantaron sospechas cuando los agentes que patrullaban por la carretera de Torreblanca-Mairena del Alcor vieron como ambos vehículos dieron un giro brusco al cruzarse con ellos. Inmediatamente se produjo una persecución al estilo de Italian Job. O mejor dicho, The Sevillian Job.

Cuando finalmente fueron alcanzados y la policía abrió las puertas de los vehículos, rebosaron los 4.000 kilos de naranjas.

Dada las surrealistas circunstancias, los ocupantes de los vehículos argumentaron que se las habían ido encontrando por el camino. Los agentes, estupefactos, consiguieron unir los hilos cuando se dio a conocer la denuncia que hace unas horas se había interpuesto desde una nave industrial de Carmona denunciando un robo de naranjas.

¿Naranjas? ¿A qué naranjas se refiere agente?

Si una naranja media pesa aproximadamente 150 gramos, se habrían robado un total de 26.600 naranjas. 

¿Recuerdas aquellos problemas matemáticos cuyos enunciados eran tan rocambolescos como “cuántas naranjas caben en un coche si el peso de la naranja es de 150 gramos”?

El becario de Coches.com exprimiendo al máximo su curso en Física Cuántica

A este problema habría que añadirle un tercer factor y es que finalmente apareció otro turismo de marca no relevada también cargado de naranjas.

Entonces si “x” es  “número de naranjas que caben en un coche”, suponemos que en la furgoneta cabrían perfectamente 16.000 naranjas. Los 10.600 restantes los dividiríamos entre dos, lo que daría a 5.300 en los dos turismos.

Si los ladrones han sido así de meticulosos con los cálculos, es algo que no sabemos. Lo que sí hemos comprobado, es que los enrevesados problemas matemáticos que salían en los exámenes estaban basados en hechos reales.

Fuente: Europa Press 

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta