Con 5.341 milímetros de longitud, 2.164 mm de anchura y 1.835 mm de altura, y una distancia entre ejes de 3.285 mm, el Rolls-Royce Cullinan es un gigante absoluto en todas las formas en que uno piensa en coche de la doble R. Aunque ahora, los clientes pueden comprar una versión mucho más pequeña del opulento SUV, ya que la marca ofrece a los clientes modelos a escala 1:8 que reproducen cada detalle con una precisión minuciosa.

Esta réplica fiel del Rolls-Royce Cullinan mide 660 mm de largo, 254 mm de ancho y 228 mm de alto, y vive en una vitrina de casi un metro de longitud. Construido a partir de más de 1.000 piezas individuales, a los artesanos de la marca necesitan cerca de 450 horas para construir un solo ejemplar, o más de la mitad del tiempo necesario para construir un Cullinan real, y eso que no carece de los detalles o acabados que obtendríamos en el enorme SUV de 290.000 euros de la firma inglesa.

La réplica está pintada a mano con el mismo tono del coche de verdad. Luego es pulida –también a mano– según las especificaciones exactas de la marca; aplicando detalles incluso con un pincel fino y tal como se haría en el modelo original. Los clientes pueden elegir entre una paleta que ofrece alrededor de unos 40.000 colores de forma “estándar”, o replicar un acabado a medida. Las luces, completamente funcionales, son operadas mediante un sistema de control remoto de desarrollo propio.

Debajo del capó hay una imagen perfecta del motor V12 biturbo de 571 CV y 850 Nm, aunque en este caso no te llevará a ningún lado

Al abrir las puertas, se pueden ver las distintas secciones iluminadas para apreciar un interior diseñado y construido con los materiales, la habilidad y la atención al detalle prodigadas del mismo Cullinan. Desde los bordados de los reposacabezas y las costuras de los asientos hasta la consola central y las láminas decorativas de madera, está creación a escala permite a cada uno de los clientes recrear su vehículo de tamaño completo con una gran precisión, o para imaginar otros posibles diseños.

“Esta réplica a escala aporta una nueva dimensión a la filosofía de fortaleza en cualquier sitio de Cullinan. Nuestro SUV de lujo está ahora tan a gusto en el entorno sereno de la residencia de su propietario como en el terreno más desafiante y hostil de la Tierra”, dice Torsten Müller-Ötvös, director ejecutivo de Rolls-Royce. “Demuestra y nos recuerda como una compañía que inspira grandeza se aplica a todas las escalas. No se trata solo de grandes cosas: buscamos y alcanzamos la grandeza en todo lo que hacemos, hasta el artículo más pequeño y el más mínimo detalle”.

El precio para el modelo a escala comienza en 15.650 euros para el modelo base, que no ofrece ningún tipo de personalización y, presumiblemente, podrás configurarlo hasta un punto tan alto como lo permita tu presupuesto. Por otro lado, aunque no sea el modelo preferido de muchos, cabe mencionar que el Rolls-Royce Cullinan ayudó al fabricante inglés a establecer un récord de ventas el año pasado. De hecho, fue el mejor de la compañía en sus más de 100 años de historia, con un aumento del 25 % en las ventas respecto a 2018.

Fuente: Rolls-Royce

Galería de fotos:

Ver galeria (4 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta