El uso del claxon en nuestro país está regulado y solamente se permite en algunas situaciones en las que peligre la seguridad. Su uso injustificado o exagerado se sanciona con multas bastante severas, por lo que cada vez es menos habitual oír su estridente sonido en las ciudades. Sin embargo, hay otros países como India que tienen un comportamiento muy distinto. Allí es prácticamente rutinario, una cuestión cultural, pitar durante los multitudinarios atascos presentes en muchas ciudades.

De hecho, una marca alemana llegó a decir que los coches que exportan a ese mercado cuentan con una bocina especial, porque “un conductor en Bombay pita en un día lo que el conductor alemán promedia en un año”. Ante los altos niveles de contaminación acústica que genera esta situación, las autoridades de la ciudad india han decidido tomar una medida realmente llamativa. Los semáforos estarán más tiempo en rojo si los coches pitan, algo que ya está siendo probado.

La policía de Bombay ha lanzado un vídeo muy ilustrativo en el que se ve la dinámica que han seguido. Instalaron medidores de decibelios en algunos puntos críticos de la ciudad conectados a los semáforos. Si los usuarios no hacen uso del claxon, la cuenta atrás sigue como siempre y estará en rojo el tiempo habitual. Si por el contrario hay mucha gente pitando y el sonido supera la barrera de los 85 dB, el semáforo vuelve a iniciar la cuenta atrás desde el principio, haciendo esperar a todo el mundo.

Es una medida que puede ser algo polémica, ya que también pueden pagar justos por pecadores. Sin embargo, esta medida que puede recordar a clase de colegio, es algo lanzado casi a la desesperada para acabar con ese ruido tan molesto. La intención es extender este sistema por toda la ciudad después de este periodo de pruebas y reducir así la contaminación acústica. Veremos si termina funcionando a la larga y se expande por otros países, pero la medida es bastante interesante.

Fuente: Interesting Engineering

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta