Al volante ni una gota de alcohol. Afortunadamente el lema comienza a ser norma sagrada entre la gran mayoría de los conductores de nuestro país, que deciden dejar el coche en casa si tienen pensado tomarse alguna copa. Hasta ahora las alternativas pasan por coger un taxi o, lo que siempre es mejor, que el amigo abstemio no tenga inconvenientes en trazar una ruta de paradas de regreso a casa.

Y decimos hasta ahora porque una empresa ha puesto en marcha un sistema que ya es un éxito en las grandes ciudades del Reino Unido. La franquicia Rapimoto es la responsable del lanzamiento de la moto-taxi, que durante las fiestas de Semana Santa se ha podido contratar en Castellón y Málaga y próximamente en Valencia y Guadalajara.

Andrés García Bausa, uno de los gerentes de Rapimoto en Castellón, explica el funcionamiento; “nos llamas, nos acercamos al restaurante en el que estás en nuestra moto, la plegamos en el maletero de tu coche y te llevamos a ti a y tu vehículo a casa o donde quieras”. Cuando termina el recorrido, el chófer saca del maletero la moto plegable y regresa al local de partida.

Los servicios serán cuatro: en restaurantes (20 euros para cubrir una ruta de 10 kilómetros, más 90 céntimos por Km añadido); chófer por horas (pensado para grupos y varias paradas con espera); a los aeropuertos de Valencia (30 euros) y Barcelona (100 euros más peaje), donde dejan al cliente y le devuelven el coche a casa; y, por último, a pasar la ITV de los vehículos. García aclara que en el caso de que se produzca algún tipo de incidente durante el traslado, “disponemos de un seguro de responsabilidad civil con una póliza que nos cubre hasta 20.000 euros. Si el problema fuera mayor, el resto de la reparación lo asumiría nuestra empresa”.

La motocicleta plegable y homologada en todo el mundo, es propiedad de la mítica firma italiana Di Blasi, cuyas generaciones anteriores se remontan a la II Guerra Mundial. Tienen un coste que varía entre los 2.300 euros y 3.000 euros con una capacidad de combustible para tres litros, “que nos basta y sobra para los recorridos en la ciudad y su área metropolitana”, concluye Andrés García.

Vía: El Mundo

1 COMENTARIO

Deja una respuesta