Aunque la regulación y homologación de los sistemas de retención infantil aún estén en la lista de asignaturas pendientes para su regulación, ideas como esta nunca son mal recibidas y más si implica una mayor funcionalidad para los usuarios de las mismas. La idea partió de un abuelo de familia llamado Pierre Depireux con una mente despierta para los negocios.

El hombre patentó el siguiente aparato que descubrió por accidente en uno de sus viajes de negocios. Lo que en apariencia para muchos era un producto sin ninguna utilidad, para Pierre resultó el germen de una pasión que le ha llevado a convertirse en embajador del sistema de retención hinchable Luftikid. Entre las facilidades que ofrece, según el visionario, están la comodidad de un asiento más blando y la protección en caso de accidente ya que la cabeza de los pequeños toma con algo similar a un airbag en lugar de precipitarse al vacío como ocurre con otros sistemas de retención infantil.

Además, su creador defiende que es fácil de limpiar, cuenta con gran facilidad de portabilidad ya que pesa tan solo 1 kilo, cuenta con materiales de calidad similar al utilizado en el mundo militar, no daña los asientos del coche con rozaduras y, quizás lo más importante, protege al pequeño mientras se entretiene con juguete o duerme en un trayecto largo.

El funcionamiento es bastante sencillo: hinchando el asiento con una bomba similar a la que se suele utilizar para los globos, tal vez demasiado laborioso para un trayecto de cinco minutos. Una vez listo para usar, se ajusta con los pliegues que tiene para el cinturón de manera que el niño quede ajustado sin que la cinta le ahogue.

Por el momento, han logrado la homologación del producto como un sistema de retención más para los pequeños, útil para niños de 1 a 7 años. Como se puede observar en las imágenes de las pruebas de choque del vídeo, parece que el resultado es bastante eficaz. Para aquellos interesados en hacerse con el invento, está disponible vía online y el precio oscila desde los 80 hasta los 129 euros dependiendo del proveedor.

Fuente: Luftikid

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta