Hubo un tiempo en el que el mundo estuvo dividido en dos. Dos universos enfrentados. Dos proyectos de futuro distintos. Pocos eran los que podían cruzar de uno a otro lado, y más difícil aún era triunfar en las líneas enemigas. Uno de estos grandes triunfadores fue un espectacular deportivo, que pasó de recorrer las carreteras de la RDA a hacerlo también en la Europa occidental tras cruzar el telón de acero. Es el momento de recordar su hazaña ya que se cumplen 50 años del Skoda 110 R.

Presentado en 1970, el 110 R lleva ya medio siglo dando que hablar. No solo por el recuerdo imborrable que dejó, sino por su herencia que fue recogida por muchos otros modelos. Abrió el camino al mundo de la competición, entre otros al 130 RS, el conocido como ‘Porsche del este’.

50 años de la presentación del Skoda 110 R

La puesta de largo fue en ese 1970, pero ya hacía años que se trabajaba en él.  El ‘Erko’, como también se le conocía, empezó a ser diseñado en Checoeslovaquia en 1966. Se tardaron dos años en llegar hasta el prototipo y otros dos hasta ser presentado.

En 1970 apareció por primera vez en el salón de Brno y, posteriormente, en París, Londres y Turín. Este cupé conseguía alcanzar los 145 km/h gracias a los 52 CV que producía el motor trasero de cuatro cilindros. Su bajo peso (880 kg) también favorecía el rendimiento, alcanzando los 100 km/h en 19 segundos.

50 años del Skoda 110 R

El automóvil, a pesar de no estar pensado para un gran público, adquirió gran notoriedad y fueron muchas las peticiones. El público occidental estaba viviendo una pasión por los deportivos y la marca checa quería tomar parte. La producción se puso a toda máquina, pero los factores externos no jugaban a su favor.

Los problemas para hacer llegar los 100 R al mercado exterior hicieron que la producción se estancara. Para finales de su primer año, tan solo se habían producido 121 unidades. Al año siguiente se fabricaron otras 3000, destinadas la mayoría al mercado extranjero. Y es que el precio no era asequible. El Skoda 110 R costaba alrededor de 78000 coronas, lo que en la época suponía unos 40 sueldos íntegros. En 1973, el 93 % de las ventas se producían fuera de Checoeslovaquia.

El modelo estuvo en fabricación hasta 1980. En esos diez años tan solo se fabricaron unas 57000 unidades. Unas cifras reducidas pero que no impidieron que fuera muy apreciado.

Los herederos del 110 R

Skoda 130 RS

Tras 50 años del Skoda 110 R es fácil observar los aportes que dejó en muchos otros coches que vinieron detrás. Sobre todo, el cupé dejó una huella imborrable en los vehículos de competición de la actual marca del Grupo Volkswagen.

Se produjeron varios coches de carrera derivados del 110 R, como el 180 RS y el 200 RS. Su debut llegó en 1974 en el rally de Barum.

Pero el verdadero éxito llegó un año después, con el lanzamiento del 130 RS. El Porsche del este se convirtió en el verdadero orgullo de Skoda tras conseguir ser uno de los automóviles más exitosos en carreras y rallys en los años 80. El secreto estaba en sus entrañas, en el 110 R que llevaba dentro.

Fuente: Skoda, Classic Cars, Europa Press.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta