La historia de SsangYong con el Dakar se remonta hasta los años 1995 y 1996, acabando en ambas ocasiones con el robusto Musso. Tras un parón, en 2009 volvían a esta competición con un SsangYong Kyron 270 Xdi pilotado por Isidre Esteve, que también conseguía acabar el duro rally. Casi una década después la marca coreana se vuelve a embarcar en esta aventura con un coche que nos acaban de presentar: el SsangYong Tivoli DKR.

Que SsangYong compita en el Dakar puede ser interpretado como un paso lógico. Este fabricante ha apostado por los todoterrenos desde prácticamente sus inicios hace más de medio siglo. También es una forma de ganar popularidad en medios diferentes a los que acostumbra. Además se trata de una edición especial, pues se cumple el 40 aniversario del Dakar y es la décima edición en Latinoamérica. Además será una de las más duras hasta la fecha.

El Dakar 2018 tendrá lugar del 6 al 20 de enero y atravesará Perú, Bolivia y Argentina. Contará con 14 etapas (las siete primeras en las dunas) con más de 5.000 kilómetros de sectores selectivos y 4.500 kilómetros de enlaces. Para ello el equipo SsangYong Motorsport se ha estado preparando y trabajando duro en los últimos meses. El piloto no podía ser otro que Óscar Fuertes y para esta ocasión se ha aliado con el copiloto Diego Vallejo.

Óscar Fuertes Aldanondo es un viejo conocido para la marca. Tras tres años de competición con ellos, ha cosechado buenos resultados y completado su enorme palmarés, que incluye dos campeonatos de Esapaña de rally de tierra, 24 años de experiencia al volante y más de 200 pruebas completadas. Diego Vallejo Folgueira tampoco necesita presentación: tras 28 años, 373 rallys a sus espaldas y varios campeonatos de España es uno de los mejores copilotos de nuestro país. Además tiene experiencia en el Dakar, habiéndolo terminado en sus dos participaciones.

La máquina con la que competirán tampoco es desdeñable. El SsangYong Tivoli DKR es un vehículo completamente nuevo, que poco tiene que ver con el Tivoli Rally Raid 4WD. Se trata de un buggy adaptado a la reglamentación FIA que comparte con modelo de calle las ópticas, el logo y poco más. Su chasis multitubular con jaula de cromo-molibdeno y soldaduras TIG se asegura la máxima resistencia. Sus medidas de 4,88 metros de largo, 2,2 metros de ancho y 1,8 metros de alto lo hacen colosal.

El corazón es un enorme motor de gasolina V8 de 6.2 litros en posición central que ha sido hecho íntegramente en aluminio para reducir el peso. Como manda la FIA, cuenta con una brida de admisión de aire de 39 mm y por lo tanto desarrolla una potencia de 405 CV. Va ligado a una caja de cambios secuencial Fortin FRS5 de cinco velocidades. El embrague es por convertidor de par y también recibe un diferencial autoblocante trasero tipo Torsen.

Una de las claves en este tipo de pruebas es la suspensión. En el Tivoli DKR se equipa una delantera de doble trapecio superpuesto, mientras que la trasera es de trapecio longitudinal. En ambos ejes hay un doble sistema King con resorte helicoidal y se consigue un recorrido total de 44 centímetros. Los neumáticos todoterreno son unos Yokohama Geolandar M/T G003 37X12.50R17 montados sobre llantas Walter Evans de 18 pulgadas.

A pesar de sus dimensiones y su peso superior a las dos toneladas (incrementado por dos depósitos de combustible de 180 y 230 litros), las prestaciones son más que aceptables. Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos y su velocidad máxima es de 193 km/h. El SsangYong Tivoli DKR irá acompañado por una completa cobertura formada por un camión 6×6, dos coches de asistencia, un jefe de equipo, un ingeniero, cuatro mecánicos y un responsable de logística.

La nueva aventura ‘dakariana’ de SsangYong tiene un especial compuesto sentimental para la marca en nuestro país. Aunque es cierto que se cuenta con el apoyo de la central desde Corea, el proyecto ha nacido, crecido y madurado aquí en España. El desarrollo del vehículo ha sido hecho íntegramente por ingenieros nacionales y la ilusión del equipo ha quedado patente en la presentación del vehículo.

En poco más de un mes se hará realidad este sueño de participar en el Dakar. El piloto Óscar Fuertes se marca como objetivo completar la dura competición y disfrutar de la experiencia. Teniendo en cuenta el trabajo realizado y las trayectorias del piloto y copiloto, no sería de extrañar que el SsangYong Tivoli DKR se situara entre los mejores debutantes del próximo Dakar 2018.

Fuente – SsangYong

Galería de fotos:

Ver galeria (45 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta