El Tesla Model S es sin duda la berlina eléctrica de referencia. Es uno de los modelos más longevos en el mercado con este tipo de movilidad alternativa. Debido a su gran habitabilidad, en la marca americana nunca se han planteado una variante familiar de este modelo. Aunque algunos seguidores creen que sería conveniente que llegase. Para ellos es este Tesla Model S Shooting Brake, una transformación para lograr aquello a lo que Elon Musk no se atrevía.

El diseño es obra de Niels van Roij Design, un estudio situado en Londres. El encargado de que cobrase vida el proyecto es RemetzCar, un preparador holandés. Todo comenzaba como un encargo de un exigente cliente que quería transformar su Model S en familiar para maximizar el espacio de carga. Los cambios se centraron en la zaga para intentar reducir los costes de producción. De modo que hasta el pilar B se mantienen las líneas de la berlina.

Sin embargo, la parte trasera ha sido totalmente rediseñada. Se extiende la línea del techo con una ligera caída y se remata con un discreto spoiler. Se vuelve a dibujar el pilar C, que queda rematado con una moldura cromada, y la apertura del portón trasero recibe un nuevo sistema. No faltan otros detalles aportados por RemetzCar, como la llamativa pintura color verde para la carrocería o los logotipos de su propia compañía en lugar de los de Tesla.

En el interior sucede algo similar, pues se mantiene el diseño de serie, pero se suman algunos elementos para mejorar su calidad y distinción. Es fácil fijarse en las distintas molduras de fibra de carbono en el salpicadero o en la nueva tapicería de cuero con bordes en el color de la carrocería. Lo que no han dicho es el incremento de espacio en el interior, ni tampoco lo que se gana en su maletero. Tampoco se ha revelado el precio final del proyecto. Lo que sí se sabe es que se tiene pensado producir 20 unidades de este singular Tesla Model S Shooting Brake.

Fuente: RemetzCar

Galería de fotos:

Ver galeria (32 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta