Las tecnologías de movilidad sostenible que BMWi desarrolla para sus vehículos eléctricos no se limitan únicamente a medios destinados al transporte terrestre, sino que van más allá y se incorporan —de modo sostenible— en otros medios de transporte para contribuir a desarrollar una movilidad limpia de emisiones también sobre las aguas.

La capacidad plug-and-play de las baterías del i3 abre para ellas un amplio campo de aplicación más allá del sector del automóvil. BMWi suministra sus baterías de alto voltaje a Torqueedo, especialista en sistemas de propulsión eléctrica e híbrida para lanchas de 1 a 160 CV, yates de vela, transbordadores y taxis acuáticos, empresa que combina las baterías de iones de litio de BMW i con su más potente gama de motores para crear unidades de potencia tanto interiores como exteriores y sistemas híbridos de hasta 160 CV de potencia. “Las baterías de alta tensión de BMWi, nos permiten ofrecer tecnología de propulsión eléctrica de vanguardia y gestión integrada de energía para embarcaciones de recreo y aplicaciones marinas comerciales “, explica el cofundador y Ceo de Torqeedo, Christoph Ballin.

Torqeedo integra las baterías BMWi en su sistema de propulsión Deep Blue, una alternativa silenciosa, económica y rentable a los sistemas convencionales de propulsión de barcos”. Para BMWi, esta es “una prueba más de que podemos construir los sistemas de propulsión del futuro sin necesidad de comprometer el rendimiento, la innovación y la sostenibilidad“, explica Alexander Kotouc, Jefe de Gestión de Productos BMW i.

La batería de iones de litio creada para el BMW i3 consta de ocho módulos, con 12 celdas cada uno de ellos. Conectores, cables, sensores de monitoreo y sistema de calefacción y refrigeración también han sido desarrollados específicamente por BMW i. La experiencia de desarrollo y fabricación del Grupo BMW proporciona la base para sus continuos avances en el campo de la tecnología de baterías. El último ejemplo de esto es la batería de alto voltaje en el actual BMW i3. Aunque su tamaño y peso permanecieron sin cambios desde la versión anterior, su capacidad se incrementó en más del 50% a 94 Ah / 33 kWh.

Este uso innovador de estas baterías para proporcionar propulsión eléctrica en el agua es sólo un ejemplo de su amplia variedad de posibles aplicaciones. También son válidas para el almacenamiento estacionario de energía, utilizándolas para aumentar la eficiencia energética de edificios residenciales y comerciales como equipo intermedio de almacenamiento de la energía renovable generada por instalaciones solares y eólicas.

Además, los técnicos de BMWi desarrollaron las baterías pensando por anticipado en los posibles usos alternativos y la reutilización de las mismas tras su vida útil en un automóvil. Y es que, en términos de sostenibilidad, reutilizarlas tiene mucho más sentido que reciclarlas.

Ver galeria (6 fotos)

Fuente: BMW

Vía: Newspress

1 COMENTARIO

Deja una respuesta