Qué conductor no ha vivido ese “pánico” durante la fracción de segundo en la que el semáforo cambia a amarillo y tienes que elegir si pisar el acelerador o el freno. Ahora, este dilema podría acabar siendo cosa del pasado, gracias a este nuevo sistema de radar.

Se llama TrafiRadar y es la nueva tecnología que acaba de presentar, Traficon, una empresa belga que se dedcia a la detección de tráfico usando el vídeo. Su nuevo invento combina el video y detección de vehículos radar para controlar un semáforo, para que la luz ámbar no aparezca hasta que el coche haya cruzado la intersección.

Habrá ciudades con enormes ingresos de multas por saltarse semáforos en rojo (atención a este semáforo de Ávila que nadie respeta) a las que no le haga ni pizca de gracia la nueva tecnología, pero la idea está bien y podría evitar accidentes. Hoy en día los conductores que se ven sometidos a ese dilema puede pisar el freno (y correr el riesgo de una colisión trasera) o saltarse una luz roja y arriesgarse a otro accidente y una multa: TrafiRadar determina si un vehículo necesita más tiempo para pasar una intersección antes de que la luz amarilla se vuelve roja, y mantiene al resto del tráfico detenido hasta que el coche haya pasado.

Además de TrafiRadar, Traficon también dio a conocer el sistema VIP Bike, que es capaz de detectar bicicletas y darles tiempo para que pasen una intersección.  “Los usuarios más vulnerables, como los ciclistas, necesitan más tiempo que los automovilistas para cruzar cualquier intersección”, dijo el vicepresidente de Traficon en EE.UU. Bill Klyczek. “Al detectar ciclistas en las intersecciones con semáforos, se podría aumentar su tiempo en verde cuando fuese necesario y hacer que moverse en bici en la ciudad sea mucho más seguro para ellos”. Además permitiría a las ciudades instalar carriles de giro especiales para ciclistas, y también contabilizar el número de ciclistas que pasan a través de una intersección en un período determinado de tiempo.

Ambos sistemas se presentaron en una feria en Orlando, Florida y forman parte son parte de una creciente tendencia hacia los sistemas inteligentes de transporte (ITS) en las intersecciones controladas de forma dinámica para acelerar el flujo de tráfico, evitar atascos y aumentar la seguridad. El siguiente paso es desarrollar coches que se pueden comunicar con esa infraestructura inteligente (y entre sí) a través de Wi-Fi. Estos sistemas, que ya están en pruebas, permitirían determinar en tiempo real la cantidad de coches que pasan por una intersección en tiempo real y advertir a los conductores de posibles peligros.

Vía: Autopia / Wired.
Más información: Traficon
Foto: Flickr Bfald1

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta