Hoy te Agentes de la Policía Foral detectaron el pasado 10 de mayo, en la autopista AP-68 a su paso por el término de Tudela, un vehículo que circulaba a una velocidad de 199 km/h, cuando el límite máximo establecido por esta vía es de 120 km/h, como en otras vías de alta capacidad similares.

Hasta ahí nada sorprendente en la información. El dato curioso es que el vehículo se trataba de un coche fúnebre. Desconocemos (la Policía Foral) si el conductor estaba “de servicio” y llevaba algún féretro a un camposanto, pero es una muestra más de que las prisas no son buenas consejeras… ni siquiera en el último (o penúltimo) viaje.

El conductor del coche fúnebre ya fue denunciado y se enfrenta a una sanción económica de 600 euros y a la posible pérdida de seis puntos de su permiso de conducción. Los radares no establecen distinciones…

Fuente: Gobierno de Navarra

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta