Como no podía ser de otra forma, el modelo más retro del mercado, ha entrado, haciendo mucho ruido, en el exigente club de los coches familiares. La versión Clubman transforma el Mini en un urbano, para cuatro o cinco personas, con más capacidad en el maletero y un mejor acceso a las plazas traseras, reduciendo así las pocas pegas que podía tener este modelo. Por si eso fuera poco, el Mini Clubman Cooper S es todo un bólido, con 174 CV, capaz de ponerse a 220 km/h, con un consumo de 6,3 l/100 km y emisiones en 150 gr/km, por 26.555 euros.

Intención familiar con mucho estilo
Intención familiar con mucho estilo

Para los que prefieren no gastarse tanto, pero siguen buscando un diseño original y divertido, el Peugeot 1007 puede ser una más que interesante alternativa. Este monovolumen urbano, con una puerta corredera eléctrica, presenta un interior muy amplio, perfecto para cuatro personas, con una personalidad muy juvenil. Entre sus motorizaciones, encontramos dos versiones diésel, aunque la más recomendable puede ser la de gasolina, el Peugeot 1007 Sport 1.6. Un vehículo de 110 CV, con un maletero con una capacidad cercana a los 200 litros, un consumo de 6,6 l/100 km y emisiones de 156 gr/km, a cambio de 15.750 euros.

Sin embargo, un diseño diferenciado, también puede hallarse en un coche, que a pesar de funcionar como un vehículo familiar, no pierde sus rasgos ni condiciones deportivas. Ese es el caso del SEAT Altea XL, que, aún renovando la parte trasera y ampliando la capacidad del maletero, mantiene la línea aerodinámica del Altea. Para comprobar que tras estas palabras se esconde una realidad, sólo hay que ponerse al volante de un SEAT Altea 2.0 TDI Sport. Un automóvil de 140 CV, velocidad máxima de 200 km/h y un maletero de 532 litros. ¿Quién dijo que no podía tenerse todo? En este caso tenemos una máquina con un consumo de 5,9 l/100 km y unas emisiones de 157 gr/km por 23.900 euros.

Ver galeria (3 fotos)

Fuente | MarcaMotor

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta