Logo de Noticias Coches
Autocaravana crash test
Ver vídeo
Luis Blázquez

Esta es la seguridad que proporcionan las autocaravanas, y no es alentadora

Pensemos fríamente: una autocaravana es básicamente una casa endeble con ruedas, un puesto de conducción y un motor. Y está llena de muebles, electrodomésticos, contenidos inflamables y todo tipo de cosas que no son amigos en caso de accidente. Los vehículos recreativos son divertidos, pero probablemente no deberías engañarte pensando que son tan seguros.

Es por eso que los alarmantes resultados de la prueba de choque de las autocaravanas de la Administración de Transporte de Suecia pueden llegar a sorprenderte. La razón por la que la esta entidad ha llevado a cabo pruebas de choque es el rápido aumento en el número de autocaravanas en el país, en un 50% desde 2014. Durante el mismo período, seis personas murieron en una caravana y, aproximadamente, otras 100 han resultado heridas en accidentes de tráfico.

La Administración de Transporte de Suecia probó dos tipos de autocaravanas: una totalmente integrada (lo que significa que la carrocería fue construida al completo como una unidad por el fabricante) y una semi-integrada, donde la parte delantera de la cabina es de una furgoneta donante y la parte trasera se construye por separado. Puedes ver los resultados de estas pruebas en este video:

En un crash-test frontal a una velocidad de 64 km/h, las posibilidades de supervivencia de los ocupantes son muy limitadas, por no decir que es casi imposible sobrevivir. Imagina entonces cómo sería un impacto a una velocidad superior. Aunque las autocaravanas están basadas en vehículos comerciales que sí pasan pruebas de choque estrictas, la transformación a la que son sometidas y la masa añadida hacen que las estructuras originales no sirvan de nada.

Las autocaravanas se desenvolvieron bastante mal en las pruebas, con un resultado mucho peor que en la mayoría de cualquier otro tipo de vehículo, y todos los muebles, electrodomésticos y demás objetos del interior salen disparados por el habitáculo, algo que puede dañar gravemente a los ocupantes: pueden convertirse en proyectiles extremadamente peligrosos en caso de un choque. Imagínate una vajilla voladora, por ejemplo.

La autocaravana semi-integrada lo hizo un poco mejor, tal vez como resultado de retener –en parte– el diseño original del fabricante. Si bien las autocaravanas son intrínsecamente más difíciles de poner a salvo en un accidente frente a la mayoría de los demás vehículos, ciertamente parece que un buen esfuerzo de concienciación puede ayudar a evitar males mayores.

Fuente: Trafikverket

Vía: YouTube

  • caravana
  • pruebas de choque