Incluso los vehículos que te imaginas más seguros pueden darte un susto de cuidado si no los conduces como es debido. Hasta un tanque, capaz de resistir tiros y pequeñas bombas, puede acabar en la cuneta son una rampa mal orientada y un conductor poco fino con el acelerador. Sube al transporte demasiado rápido, como verás en el vídeo, y justo le da gas en el peor momento. Esperemos que este peculiar alcalde lituano lo tenga en cuenta cuando conduzca su tanque. Porque lo decimos siempre… no te confíes al conducir

Vía: Highmotor

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta