Si alguna vez han tenido la suerte de viajar China seguro que han quedado sorprendidos con las muchas particularidades del país asiático. La gastronomía, costumbres o el estilo de vida resultan chocantes para los ciudadanos occidentales y aunque como decía el torero “hay gente pa to”, lo sucedido en la ciudad de Taizhou demuestra que el maestro tenía gran parte de razón.

Los agentes de policía que patrullaban las calles de esta localidad china no terminaban de creerse lo que veían. Cuando decidieron actuar se percataron de que efectivamente aquello no era un efecto óptico.

Debía tener prisa o pocos recursos, un feriante de la provincia de Zhejiang, que sin pensarlo demasiado decidió trasladar dos coches de choque por una de las carreteras del centro de la ciudad.

Con un pie en cada acelerador y grandes dosis de destreza, este hombre se dirigía a un destino aún desconocido donde tenía planeado montar la atracción.

Al ser detenido por los agentes el intrépido conductor explicó que le había surgido un imprevisto con uno de sus ayudantes y que por ello fue él quien tuvo que encargarse en solitario de trasladar los dos vehículos de feria. Los agentes le comentaron que aquella conducta incumplía con las normas de tráfico a lo que el feriante respondió que “no quería dejarlo en la calle porque podría provocar un atasco o quizá hasta me lo hubieran robado”.

A pesar de la advertencia de los policías, este ciudadano chino tuvo suerte y es que no tendrá que abonar ningún tipo de multa, pues la legalidad vigente no especifica sanción alguna para el traslado por carretera de coches de choque.

La situación quedó en una advertencia verbal y en el estrellato fugaz del feriante, cuyas imágenes ya son un éxito en las redes sociales.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta