Silvia. No es aquella chica que mirabas de soslayo en tu época de instituto. Bueno, puede que también, pero para cualquier aficionado a los coches, sobre todo a los deportivos, este nombre de mujer pertenece de manera exclusiva al Nissan Silvia, la estirpe de coupés que los nipones fabricaron bajo la plataforma S y que hoy veneran los fanáticos de las modificaciones.

Sin duda, el Nissan Silvia es un coche que enamora por sus líneas desde que fue presentado en el Salón de Tokio de 1964. Entonces se fabricaba de manera casi artesanal, con los paneles de la carrocería realizados a mano por Yamaha. Eso los hizo costosos y exclusivos, sobre todo las 554 unidades de la primera generación, con el chasis CSP311… pero sin duda eso ayudó a cincelar su imagen en muchos cerebros.

La segunda generación S10 ya compitió directamente con el Toyota Celica y se exportó a Estados Unidos, con motores compartidos con el Bluebird… y poco antes de comenzar los años 80 la tercera, el S110 arrancó sus ventas con un motor rotativo, pero hubo de cambiar pronto esta idea debido a su poca fiabilidad.

No queremos extendernos (queda pendiente un repaso en profundidad a la historia del Nissan Silvia). Para descubrir muchos más datos sobre él te dejamos con este pequeño vídeo en el que Cars Evolution repasa cronológicamente la vida del coupé de 1965 a 1999:

Fuente: Cars Evolution, Wikipedia

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta