Se suele decir que estamos en la temporada de los milagros. Por supuesto, conseguir un coche no es realmente un milagro per sé, salvo que estemos hablando de una familia media que busca algo tan espectacular como un Lamborghini Aventador S. En este caso, nos encontramos con el sueño de conducir uno, comenzar a construir una réplica, y acabar disfrutando en Navidad de tener uno real.

Xander Backus, de 11 años, ama el deportivo italiano y le encanta competir en los videojuegos con su padre, Sterling. Un día, Xander le preguntó a su padre si podían construir un Aventador real, y al ser un padre genial, comenzaron el proyecto. Ha pasado un año y medio desde entonces, y aunque el coche se mueve por sí solo, todavía queda un largo camino por recorrer. Es una historia es conmovedora para cualquiera, especialmente para gente como nosotros.

Lamborghini se enteró de la familia Backus y su proyecto, construido principalmente con paneles impresos en 3D y mucho cariño. Enviaron un equipo de fotografía al estado de Colorado para presentar a la familia en un vídeo navideño, pero también enviaron algo más: un nuevo y reluciente Aventador S. Como muestra el cortometraje a continuación, el coche fue intercambiado en secreto en las primeras horas de la mañana.

Aparentemente, salvo el padre, nadie más en la familia sabía lo que estaba pasando. La mirada en la cara del joven Xander cuando se abre el garaje lo dice todo. Amigos, eso es el sueño de un niño de 11 años hecho realidad. ¿Podría haber terminado el año de mejor forma? Desafortunadamente, el Lamborghini Aventador no es una incorporación permanente al garaje de la familia. El vehículo está prestado por un par de semanas, y solo para ser disfrutado.

Katia Bassi, directora de marketing y comunicación de la marca, dijo: “Automobili Lamborghini está en contra de cualquier intento de falsificación. Sin embargo, una verdadera historia de pasión auténtica merece ser presentada, por eso elegimos contar el proyecto de Sterling y Xander en nuestro video de Navidad de 2019”. Y resulta que, aunque sea publicidad positiva para Lamborghini, lo cierto es que la compañía ha hecho algo bueno por Navidad.

Mientras tanto, la construcción de la réplica continúa y es documentada en Facebook. Backus padre pretende convertir su trabajo en una herramienta educativa. Pero después de 20 meses de esfuerzo, él y Xander probablemente disfrutarán tomando unas vacaciones en el coche que lo inició todo. Y aunque bajo el capó no hay un motor V12 de aspiración atmosférica, el V8 de 5.7 litros (LS1) de un Chevrolet Corvette de 2003 (C5) con dos turbos añadidos que, a buen seguro, no decepcionará.

Fuente: Lamborghini

Galería de fotos:

Ver galeria (19 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta