¿Recuerdas el SSC Ultimate Aero? Si no es el caso, a modo de breve resumen, en 2007 le robó brevemente el título del coche de producción más rápido del mundo al Bugatti Veyron, con una velocidad media en dos pasadas de 412,28 km/h. Su sucesor, el SSC Tuatara, se anunció en 2011 y se dio a conocer en su forma de producción en Pebble Beach a principios de 2018. Sin duda, no decepciona, y prueba de ello son sus cifras de aceleración.

Tras los asientos, el Tuatara hace gala de un motor V8 de 5.9 litros doblemente turboalimentado capaz de entregar 1.369 CV con combustible de 91 octanos y la friolera de 1.775 CV con E85. De acuerdo con SSC North America, su segundo superdeportivo es capaz de hacer el sprint de 0 a 60 mph (0-96 km/h) en 2,5 segundos, con un tiempo de 60 a 120 mph (96-193 km/h) en apenas 2,8 segundos. Por otro lado, su velocidad máxima, aún no especificada, superará los 300 mph (483 km/h).

El primer Tuatara con especificaciones de producción entregado a su afortunado propietario, el CEO del SSC North America, Jerod Shelby, realizó una serie de recuperaciones en segunda, tercera y cuarta marcha. Mientras hablaba recientemente con Top Gear, Shelby indicó que la empresa no estaba midiendo realmente la aceleración del automóvil. Explicó que no se percató de lo rápido que era hasta después de enviar algunos registros de datos a su “preparador maestro”. Y vaya sorpresa se llevó.

“Me di cuenta, durante esas aceleraciones, que no sentía ningún indicio de que el limitador de revoluciones funcionara a más de 8.500 rpm”, explicó Shelby. “Entonces, cuando regresamos a nuestras instalaciones, enviamos por correo electrónico los registros de datos a nuestro master tuner y le pedimos que verificara que el limitador todavía estuviese programado para comenzar a funcionar ligeramente por encima de las 8.500 rpm”. En cuarta, se puede ver que llega a 142 mph (228 km/h).

“Recibí una llamada muy emocionado esa noche, mientras cenaba con mi familia, diciendo: ‘¿Te das cuenta de que pasas de 60 a 120 mph en 2,5 segundos en un par de estas recuperaciones?’ Él dijo: ‘No pensé que eso fuera físicamente posible desde un automóvil configurado como un tracción trasera, pero lo verifiqué y su registro estaba rastreado por seis satélites durante estas ejecuciones, por lo que esto es legítimo. Eso es absolutamente una locura”, manifestó a la revista inglesa.

Con un precio inicial que se cree que oscilará entre los 1,5 y 2 millones de euros y una producción limitada de solo 100 unidades, muy pocos se acercarán lo suficiente al SSC Tuatara para disfrutar de su grandeza. ¿Irreverente? Por supuesto. Habiendo motores eléctricos con una entrega de par más instantánea, ¿hace a este corazón de combustión interna anticuado? Quizás. Pero no se puede decir que no sea absolutamente “impresionante”. Disfruta del vídeo (muy corto) a continuación.

Fuente: SSC North America

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta