El nuevo Suzuki Jimny todavía no ha llegado a nuestro mercado, pero ya hay ganas de verlo en acción. Se trata de la cuarta generación del mítico modelo japonés que nació en 1970. Se trató de un ejemplar de gran relevancia debido a que se convirtió en el primer todoterreno auténtico de pequeñas dimensiones. La tercera generación se quedó algo estancada en el mercado y ahora han vuelto a apostar por el Jimny, que vuelve a la vida con muchas novedades.

Estamos acostumbrados a la tendencia SUV y a que modelos que se las gastan de todoterreno no sean capaces de hacer una verdadera conducción off road. No es el caso del Suzuki Jimny, al que muchos han bautizado como un Clase G en miniatura debido a sus capacidades. Ahora podemos verlo en vídeo enfrentándose a todo tipo de terrenos y superficies. Merece la pena verlo y descubrir que la mayoría de vehículos ni se atreverían a pasar por algunos de esos lugares.

Las líneas rectas y ángulos rectos, además de darle un diseño retro y simpático, también ayudan a que tenga una gran altura libre al suelo. De esta forma se pueden afrontar obstáculos con garantías y sin dañar su carrocería. La clave de su rigidez es el chasis, que adopta la clásica configuración de bastidor de largueros y travesaños. La suspensión también ayuda, pues monta una MacPherson en el eje delantero y un eje rígido de tres brazos en el eje trasero.

Pero lo que de verdad hay que valorar del Suzuki Jimny es que se trata de uno de los pocos modelos que ofrece tracción 4×4 conectable con reductora en la actualidad. Eso hace que su tracción sea óptima en todos los terrenos y condiciones meteorológicas. Aunque el pequeño motor de 1.5 litros y 102 CV no sea demasiado potente, parece suficiente para mover sus apenas 1.090 kg de peso. Esperamos conducirlo cuando llegue al mercado y conocer las sensaciones de primera mano.

Fuente: DPCcars

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta