Imaginamos que este señor canadiense de nombre Daniel Sheikhan, no podía ni de lejos imaginarse lo que iban a hacer los mecánicos del taller oficial de Mercedes en Toronto, con su Mercedes S63 AMG. Afortunadamente para él, consiguió grabarlo en vídeo.

Quizás por simple curiosidad científica, dejó encendida la “dashcam” del salpicadero de su Mercedes mientras los mecánicos del taller se lo llevaban para efectuar una revisión así como para el cambio de la transmisión. Precio total: 700 dólares.

Un precio que no es descabellado, con la excepción de que el coche únicamente estuvo 11 minutos en la zona de reparación, cobrándole posteriormente una hora y media por mano de obra.

¿Qué hicieron mientras tanto? Irse a comprar helados.
Así, dos mecánicos utilizaron el Mercedes de Sheikhan para acercarse a un cadena de helados de la zona y mientras tanto soltar varias perlas como reconocer que no se han leído el informe de reparación, o criticar al cliente llamándole “tacaño” por traer sus propias piezas.

El propio Sheikhan encontraría después una mancha de helado en el posavasos.
Al quejarse al taller, le dijeron que esa mancha ya estaba ahí, y que se la limpiarían como un detalle del taller con el cliente.

La señalada mancha de helado en el posavasos

Fue justamente esa mancha la que llevó a Sheikhan a ver la grabación de su cámara, porque intuía que el servicio recibido era fraudulento. Y efectivamente de que manera.

Estos hechos ocurrieron en 2015, y la razón por la que Sheikhan no había difundido el vídeo hasta hace poco, fue porque intentó contactar antes en privado directamente con Mercedes Benz Canadá. Lejos de dar una solución a la altura, aceptaron abrir una disputa judicial.

Sin recibir ninguna contestación en años por parte de la marca, decidió subir el vídeo para levantar conciencia. Inmediatamente se volvió viral. Esta vez respondieron afirmando que ya tenían abierta una investigación y habían tomado medidas para que esto no volviese a pasar.

Vía: Jalopnik 

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta