El verde y el día de San Patricio siempre han estado ligados. En la búsqueda de conseguir la suerte del trébol de cuatro hojas, el piloto de drifting Vaughn Gittin Jr. y Ford Performance han llevado el Ford Mustang RTR de más de 900 CV a una intersección de Texas. No hay música ni efectos especiales, tan solo ruido y mucho humo.

Este Ford Mustang RTR preparado para no poder circular en línea recta sin quemar los neumáticos traseros, es el mismo que Vaughn Gittin Jr. utiliza para competir en el campeonato de Formula Drift. En condiciones normales, este potro salvaje es blanco y negro, con algunos tintes verdes cortesía de su patrocinador principal, Monster Energy. Pero la ocasión merecía un nuevo cambio cromático, un color verde trébol irlandés que también tiñe los bajos del coche.

Vaughn Gittin Jr. podría haber hecho unos donuts en una superficie cerrada y a otra cosa mariposa. Pero, al otro lado del charco, gusta todo a lo grande. Así que tanto el piloto estadounidense como su Ford Mustang RTR viajaron hasta la enorme intersección de Lake Worth, en Texas, para hacer el trébol perfecto. 2.250 metros de lado para dejar una humareda blanca a sus espaldas.

“Entrar en una hoja de trébol al máximo ataque es algo que siempre quise hacer”, dijo Vaughn Gittin Jr. ante las cámaras. “No había nada como el sonido del motor 5.0 revolucionándose en la parte del paso elevado, hacía eco de todas las maneras”. Seamos sinceros, ¿quién no lo ha pensado hacer alguna vez? Esas curvas dan mucho juego en las mentes más perversas, automovilísticamente hablando.

Con 912 CV a disposición de un golpe de pie, puede parecer bastante fácil empujar el Ford Mustang RTR hacia los lados y crear una humeante nube de polvo. Pero nada más lejos de realidad, hace falta mucha, mucha práctica para conseguir derrapar sin estrellarte en el intento. Aunque Gittin, como suele ser habitual en sus actuaciones, lo hace parecer bastante fácil. Algunos cambios de ritmo en las aceleraciones y varios tirones de freno de mano, y este profesional del drifting logra un baile espectacular.

Aunque la exigencia para el neumático trasero izquierdo fue especialmente dura, teniendo que ser reemplazado en varias ocasiones por algún que otro pinchazo. Pidiendo los permisos pertinentes y la colaboración del departamento de policía de Fort Worth, el equipo completo pudo grabar sin contemplaciones. Y como allí son unos quemados del mundo del motor, al terminar la grabación en la madrugada, el teniente J.T. Manoushagian hizo entrega al equipo de unas placas conmemorativas.

Para aquellos que desconozcan la firma RTR, es la propia compañía de alto rendimiento de Vaughn Gittin Jr. En Estados Unidos, los clientes de la firma del óvalo pueden instalar en sus monturas diversas piezas que incrementan considerablemente las prestaciones del coche. Tales como compresor volumétrico Ford Performance, un sistema de inyección de combustible mejorado, una línea de escape más deportivo o algunos componentes estéticos que imitan a los del coche de competición.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta