En ocasiones los coches no llegan a su destino y perecen en el viaje. Como aquellos 1.400 vehículos que acabaron hechos chatarra en el fondo del mar. En este caso ha ocurrido durante el transporte por tren de una flota de BMW recién montados. El convoy de 12 vagones que transportaba los vehículos de alta gama- modelos X que iban a ser exportados- descarriló en su camino a Charleston (Carolina del Sur). El resultado fue el que podéis ver en el vídeo. Una pena. Afortunadamente, los integrantes del tren fueron llevados al hospital sin daños graves.

BMW ha emitido un comunicado en el que afirma que “el personal está viajando al lugar de los hechos y evaluará el nivel de los daños a esos 120 BMW”. Viendo el resultado, no parece que el balance vaya a ser positivo. Las causas del accidente están siendo investigadas, ya que se desconoce cómo las ruedas se salieron de la vía.

Tal ha sido la magnitud del descarrilamiento, que la vía ha quedado inutilizada en algunos tramos y las autoridades ya están anunciando retrasos y congestión del tráfico en Jenkinsville, lugar donde se produjo la pérdida de la carga.  La retirada de los coches, inservibles, se está llevando a cabo con grúas, que tampoco tratan con mucho cariño a los supervivientes.

El conductor del tren debió sentirse como este repartidor de cervezas, pero a lo bestia.

Vía: Live 5 News

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta