Aunque el frío ya lleva un tiempo con nosotros es el 21 de diciembre la fecha oficial de comienzo del invierno. Es la época de las heladas y nevadas, por lo que os recomendamos una serie de consejos, no solo para retirar la nieve que se acumula en el coche, o eliminar el hielo de las lunas, sino para no dañar el coche cuando toque hacerlo.

En primer lugar, el mejor consejo que os podemos dar en estas fechas, es no ir con el tiempo justo, y por supuesto, tener precaución en la carretera. Saleindo un poco antes de casa, si te encuentras con nieve o hielo en el coche, tendrá stiempo de retirarla con cuidado, sin que sufra ningún tipo de daño la pintura o el cristal del vehículo.

Cepillo de goma

cepillo de gomaEn primer lugar, nos tenemos que hacer con un cepillo de goma para retirar la nieve. Es importante no usar ningún tipo de cepillo que contenga piezas metálicas que puedan dañar la pintura, y que decir de un recogedor de metal… Con este cepillo de goma iremos eliminando poco a poco la superficie de nieve, sin tener que preocuparnos de la pintura del coche.

En caso de no disponer de dicho cepillo, se puede proceder a la eliminación de la nieve, con un cartón duro. No dañará la pintura, aunque es mejor hacerlo con cuidado.

Espátula de plástico

Coche hielo espátulaPor otro lado, para el hielo, nos haremos con una espátula de plástico para eliminar poco a poco la superficie de hielo. Con paciencia, rascamos zona por zona hasta que se elimine. Y para aquellos que lleven mucha prisa, aun bajo riesgo de no tener buena visibilidad en la carretera, siempre pueden limpiar primero las zonas de alta implicación visual por parte del piloto. Es muy importante no hacerlo con una espátula de metal, a no ser que quieras tener una luna repleta de arañazos. Algo bastante incómodo cuando conduces en un día soleado y se reflejan perfectamente los arañazos.

Para concluir, volvemos a incidir en la importancia de tomarse estas cosas con calma, y evitar las prisas. Hacer las cosas mal pueden costar más de un disgusto.

2 COMENTARIOS

  1. Siempre llevo una llave de repuesto y un poco antes de salir arranco el coche y pongo la calefacción, luego cierro con la otra llave y me olvido del coche por unos minutos. En pocos minutos nos libramos del hielo y la nieve sin tener que raspar.

Deja una respuesta