El pasado fin de semana Billy Monger sufrió uno de los accidentes más terribles que se recuerdan en el automovilismo. El piloto de 17 años disputaba en Donnington Park una de las pruebas del Campeonato Británico de Formula 4.

Monger se disponía a adelantar a varios rivales cuando ocurrió la tragedia: su monoplaza se estrelló a gran velocidad contra un coche que estaba detenido en medio de la pista. La gravedad del accidente quedó patente desde el primer momento, como podemos ver en el siguiente vídeo.

Primera lección: El automovilismo, aunque ha mejorado la seguridad de los pilotos enormemente desde hace décadas (no podemos dejar de mencionar a Sid Watkins), continúa siendo un deporte peligroso. Por más que vemos repetido el vídeo una y otra vez, resulta imposible para el piloto percatarse de que un monoplaza se encontraba detenido y, por tanto, evitar el impacto.

Las asistencias salieron al rescate del pobre joven y tardaron casi dos horas en extraer al piloto del amasijo de hierros en el que su coches se había convertido. Posteriormente fue evacuado en helicóptero al hospital Queen´s Medical Centre (Notingham, Reino Unido) donde se confirmo la gravedad del suceso: los médicos tuvieron que amputarle ambas piernas . Hasta ahora, el Campeonato no había hecho público el estado del joven. Este es el comunicado íntegro:

Billy Monger está en una condición crítica, pero estable en el Centro Médico de Notingham, donde está recibiendo la mejor atención médica posible. El equipo médico ha informado de que los signos vitales de Billy están mostrando un buen progreso.

Debido a las lesiones sufridas y a pesar de los esfuerzos, Billy ha perdido ambas piernas. Se le ha mantenido en un coma inducido mientras se sometía a una cirugía, de la que se espera sea despertado en los próximos días (algo que ya ha ocurrido según varias fuentes).

La familia de Billy quiere expresar su gratitud al equipo médico del Queen´s Medical Center y aprovechar esta oportunidad para agradecer a las asistencias y los comisarios por su hábil respuesta y arduo trabajo cuando tuvo lugar el accidente en el circuito de Donnington.

Además, les gustaría dar las gracias a los colegas de Billy, amigos, aficionados y todos los que han mostrado su afecto por él en los últimos días. Estos mensajes nos dan fuerza para el proceso de recuperación que se avecina.

Segunda lección: Nada más se conocieron las consecuencias del accidente, el equipo del joven piloto arrancó un crowdfunding que pretendía recaudar 250.000 libras. ¡Buenas noticias! En apenas unos días, la campaña ya ha doblado su objetivo inicial: 549.153 libras.

El automovilismo es un deporte solidario: Pilotos profesionales, aficionados y personalidades del motor se han volcado con la iniciativa del equipo, y además del dinero, han hecho llegar sus mejores deseos a través de redes sociales. Ojalá en la carretera lo recordemos también a la hora de actuar ante un accidente.

Vía: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta