El Ferrari 365 GTB / 4 es uno de esos automóviles icónicos, que todo el mundo, sobre todo en Estados Unidos, conoce por su apodo: Ferrari Daytona. En Maranello nunca han aceptado de buen grado la etiqueta “Daytona”, que no pasa de una somera mención en la página web oficial.

Este apodo se lo pusieron los medios de comunicación después de copar las tres primeras posiciones del podio en las 24 Horas de Daytona… y prendió en la cultura popular, hasta el punto que muchos no recuerdan el nombre oficial de fábrica. Ese nombre: Ferrari 365 GTB / 4 , hace referencia a la capacidad unitaria de cada cilindro (365 cc), GTB (Gran Turismo Berlinetta) a que se trataba de la versión de techo duro y el 4 a a la cantidad de árboles de levas (dos por bancada de cilindros).

Ferrari 365 GTB_4 Daytona Berlinetta by Scaglietti 1973 03

Ferrari 365 GTB_4 Daytona Berlinetta by Scaglietti 1973 10
Ferrari 365 GTB_4 Daytona Berlinetta by Scaglietti 1973 11

Una de las unidades más famosas, era falsa. Hablamos de la réplica usada en la serie Miami Vice, Basada en el chasis de un Corvette C3. Lógicamente, Ferrari inició acciones legales contra los productores del programa de televisión y ya en el final de la segunda temporada el falso Daytona de fibra de vidrido fue reemplazado por un Ferrari Testarossa donado por la marca… a condición de hacer explotar en pantalla la réplica.

El Ferrari 365 GTB / 4 se vendió nada menos que cinco años, entre 1968 y 1973, mucho tiempo para la vida habitual de los modelos de la marca. Su principal competidor fue el Lamborghini Miura, un superdeportivo que le empezaba a hacer sombra en los principales mercados de Europa y EE.UU.

Ferrari 365 GTB_4 Daytona Berlinetta by Scaglietti 1973 02

Su carrocería, obra de Leonardo Fioravanti, diseñador de Pininfarini, es única dentro del catálogo histórico de la marca. Su morro es muy agresivo y largo, y la cubierta muy corta, con un perfil fastback único en la marca, que resultó muy moderno en la época. Nada parecido a otros cavallinos que vinieron antes o después.

Desde una perspectiva de rendimiento, el Ferrari Daytona era un coche muy bien diseñado, con una construcción tubular de acero. Tenía una doble horquilla de suspensión delantera independiente y trasera de longitudes desiguales, para mejorar la distribución de pesos. El gran protagonista, de todos modos y como en cualquier Ferrari, era el motor. Montaba un versión ampliada del icónimo Colombo  V12 con 4.390 cc de cubucaje, doble árbol de levas por bancada de cilindros, que rendía 352 CV y ​​431 Nm de par.

Ferrari 365 GTB_4 Daytona Berlinetta by Scaglietti 1973 motor 01

Al Ferrari Daytona no le constaba alcanzar los 280 km/h de velocidad máxima y acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 5,5 segundos. Con un deposito 128 litros de capacidad y frenos de disco hidráulicos, no había muchos rivales a principios de los 70 con tantos argumentos… toda una fiera en manos de un piloto con talento. De hecho, acabó segundo en Le Mans en 1979, una década después de su introducción. Se trató del último de los verdaderos berlinettas de competición.

Este Ferrari Daytona (perdón Ferrari 365 GTB / 4) que ilustra el artículo fue uno de las únicas 30 unidades que salieron de fábrica en negro. También con numeroso equipamiento, pues cuenta con ventanillas eléctricas, aire acondicionado y llantas de aleación de alambre Borrani.

Ferrari 365 GTB_4 Daytona Berlinetta by Scaglietti 1973 interior 01

Con el número de chasis 16.951, su estado es tal que podría ganar cualquier concurso de elegancia. Fue restaurado en 1986 por vez primera (ahí se incluyó el cuero rojo). En 2004, justo antes de que lo comprase un coleccionista californiano, fue puesto de nuevo a punto. El 1 de agosto de 2012, Ferrari Classiche, la división histórica de Maranello, certificó que el coche, asegurando que todos los componentes son correctos fábrica… salvo el motor, que si bien es un V12 de 4,3 litros, no es el original (es una especificación europea, que ofrecía más potencia).

Con 28.800 millas en su odómetro, ha sido galardonado en numerosas ocasiones y el pasado 10 de diciembre cambió de manos en un prestigiosa subasta. Pagaron por él 847.000 dólares, un precio alto, pero ajustado según la casa de subastas, ya que es uno de los mejores ejemplos existentes de uno de los diseños más revolucionarios de la historia de los GT.

Fuente: RM Sotheby´s
Galería de fotos (por Ned Jackson, cortesía de RM Sotheby’s):

Ver galeria (26 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta